Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Connecticut acaba con la pena de muerte

Se trata del Estado número 17 en abolir la pena capital desde que esta se reinstaurara en 1976

La Cámara de Representantes estatal aprobó la anulación por 86 votos a favor y 62 en contra

El Gobernador Malloy
El Gobernador Malloy AP

Cuando el Gobernador de Connecticut, el demócrata Dannell Malloy, firme la ley, ese Estado se convertirá en el número 17 que habrá abolido la pena de muerte de sus ordenamientos jurídicos (sobre un total de 50). En la noche del miércoles, la Cámara de Representantes de Connecticut aprobó por 86 votos a favor y 62 en contra, tras más de nueve horas de debate, abolir la pena capital. Una semana antes había hecho lo mismo el Senado.

"Cuando firme esta ley, Connecticut se unirá a otros 16 estados y a casi todos los demás países industrializados en lo que creo que es una mejor política", añadió en un comunicado el Gobernador. “Firmaré el proyecto de ley en cuanto llegue a la mesa de mi despacho”, dijo Malloy.

Tan sólo una persona ha sido ejecutada en ese Estado en los últimos 52 años, con el dato añadido de que el condenado solicitó ser ejecutado. La máxima pena será sustituida por la cadena perpetua. La ley no es retroactiva y no se aplicará a los 10 reos que en este momento están en el corredor de la muerte de Connecticut.

En los últimos cinco años, otros cuatro Estados han acabado con la brutal práctica de la pena de muerte -Illinois, Nuevo México, Nueva Jersey y Nueva York. California planea someter la cuestión a referendo en noviembre.

Desde que el Tribunal Supremo reinstaurase la pena capital en 1976, en Estados Unidos se han cometido 1.289 ‘homicidios legales’. En total, 3.199 personas (según datos del Centro de Información sobre la Pena de Muerte, DPIC) esperan en los corredores de la muerte a que les llegue su turno, con una espera media de 15 años desde que se dicta la condena hasta que se les coloca la inyección letal en el brazo.