Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dirigentes de los médicos bolivianos inician un ayuno contra el Gobierno

Los médicos han endurecido la huelga indefinida ante la negativa del Gobierno a mejorar su salario y la situación sanitaria

Marcha sindical en La Paz.
Marcha sindical en La Paz. AFP

Los médicos bolivianos han endurecido la huelga indefinida con un ayuno voluntario al que se han plegado el presidente, vicepresidente y secretario del Colegio de Médicos de Bolivia, mientras se espera que los trabajadores del servicio de salud pública y los universitarios de las facultades de medicina se incorporen a la misma huelga a partir de este viernes. La huelga de hambre sigue a una movilización que ya dura dos semanas, contra una ley que obliga al sector sanitario a trabajar ocho horas en lugar de seis diarias,  pero que no les reconoce los derechos consagrados en la ley general de Trabajo.

Las protestas del sector sanitario —las más enérgicas que se recuerdan—, también alertan sobre la crítica situación de los hospitales públicos y la falta de políticas de planificación para incrementar de la infraestructura hospitalaria en función del crecimiento de la población y la escasez crónica de suministros y medicamentos.

El Gobierno del presidente Evo Morales no ha logrado el éxito esperado con su plan para neutralizar la huelga, que incluye la instalación de tiendas para la atención de urgencia a cargo de un grupo de 1.200 médicos —en su mayoría licenciados de universidades cubanas—, aparte de amenazas de despido a los trabajadores sanitarios y las acciones del Ministerio Público para encarcelar a quienes violen el derecho al acceso a servicios de salud, consagrados en la Constitución.

El Colegio Médico de Bolivia acordó el miércoles de la semana pasada una tregua de un mes en la huelga indefinida que iniciaron el 28 de marzo, dando así tiempo al Gobierno para que revocara el Decreto Supremo 1126, mediante el cual se restituyen las ocho horas de trabajo para los trabajadores de la salud pública, informa Europa Press. Pero al día siguiente, la presidencia boliviana ratificó la nueva medida, lo que enfureció al gremio médico, que esperaba obtener resultados de la negociación que intentaba llevar adelante con el Ministerio de Salud. El llamamiento a la huelga se confirmó de inmediato, empeorando el clima de tensión entre las partes.

"Solo nos pagan por seis horas y quieren que trabajemos dos horas más sin remuneración. Con ello buscan devaluar nuestros salarios en un 25%", ha argumentado el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Alfonso Barrios, al aclarar que, a partir de ahora, solo aceptarán dialogar directamente con Morales. El ministro boliviano de Trabajo, Daniel Santalla, ha declarado "ilegal" la protesta de los médicos y ha amenazado con despedir a todos aquellos que se ausenten de sus puestos de trabajo durante más de seis días. "Es una huelga criminal", ha denunciado.