_
_
_
_

El joven gay chileno falleció a causa de un traumatismo craneoencefálico

Daniel Zamudio, que fue brutalmente atacado por una pandilla neonazi, es velado en su casa

Rocío Montes
Cartel de apoyi al joven Daniel Zamudio en Santiago de Chile.
Cartel de apoyi al joven Daniel Zamudio en Santiago de Chile.MARIO RUIZ (EFE)

Daniel Zamudio, el joven de 24 años que fue atacado brutalmente por una pandilla homofóbica el pasado 3 de marzo, falleció a causa de un traumatismo craneoencefálico. Lo ha determinado el Servicio Médico Legal (SML) tras realizar la autopsia del cuerpo que resultó tan dañado después de la paliza que no fue posible la donación de órganos. Los forenses han tomado radiografías y diversas imágenes que serán pruebas cruciales en el juicio contra los cuatro veinteañeros que arriesgan 40 años de prisión y que serán formalizados el 26 de abril por homicidio calificado consumado.

El féretro llegó esta tarde, en medio de aplausos, a la vivienda de la madre de Zamudio en la localidad de San Bernardo, una villa sencilla con aire rural del sur de Santiago. La familia ha pedido que el velorio sea privado y que solo asistan familiares y vecinos de la víctima. Los funerales, sin embargo, que se realizarán este viernes en el Cementerio General de Santiago, serán precedidos por un largo cortejo que podrá ser presenciado por todos los ciudadanos que deseen mostrar su repudio por el asesinato.

La muerte de Daniel Zamudio ha tenido un enorme impacto en la sociedad chilena y ya ha tenido sus primeros efectos políticos. El Gobierno de Sebastián Piñera ha pedido al Congreso que se discuta con suma urgencia el proyecto de ley antidiscriminación que se encontraba estancado en el Poder Legislativo desde hace siete años. La iniciativa pretende penalizar la segregación por origen étnico, religión, creencia, estado civil, género y orientación sexual y había sido rechazada por grupos de parlamentarios, sobre todo de la derecha. Lo anunció el portavoz del Gobierno, Andrés Chadwick, y el proyecto de la ley podrá ser discutido la próxima semana en la Cámara de Diputados.

La Iglesia católica, a través de su máxima autoridad en Chile, el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzatti, también lamentó la muerte del joven homosexual. “Todos somos hijos e hijas de un mismo Padre que nos ama. Nadie puede ser agredido, denostado o excluido por su raza, sexo, edad, condición o creencias”, ha señalado el sacerdote a través de su portavoz. Sin embargo, el presidente del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez, lo criticó en duros términos por no haber visitado a la familia de Zamudio y, hace unos meses, haber ido a ver a un sacerdote chileno condenado por abusos sexuales.

Al margen del encendido debate sobre la homofobia que se ha abierto en el país tras la muerte de Zamudio, el camino judicial contra los cuatro imputados sigue su curso. El fiscal nacional, Sabas Chahúan, ha anunciado que los delincuentes serán reformalizados por homicidio calificado consumado con al menos dos o tres agravantes: alevosía, pluralidad de malhechores y ensañamiento: “Vamos a ejercer la persecución penal más fuerte que sea posible en cualquier caso en que haya discriminación”. El fiscal a cargo de la investigación, Ernesto Vásquez, ha indicado que el crimen implicó grados de tortura.

Daniel Zamudio fue atacado la madrugada del 3 de marzo por ser homosexual. Le dieron puñetazos y patadas en la cabeza, lo golpearon con piedras, le fracturaron huesos, lo quemaron con cigarrillos, le cortaron una oreja y con una botella quebrada le marcaron el símbolo de la esvástica en la espalda y pecho. Tras permanecer veinticinco días hospitalizado, el martes se le decretó la muerte cerebral.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

El periódico La Tercera ha dado a conocer este miércoles un informe de Carabineros que revela el historial delictual de los cuatros agresores de Daniel Zamudio. Alejandro Angulo (26), Raúl López (25), Patricio Ahumada (25) y Fabián Mora (20) acumulan 38 causas policiales, ya sea por ataques xenófobos, robos, desórdenes y riñas. El diario señala que el mayor de ellos, alias “El Gacke II”, atacó a dos peruanos en 2009.

Aunque el cuerpo de Daniel Zamudio ya no está en la Posta Central, el principal hospital de urgencias de la capital chilena, el frontis del establecimiento ha sido hoy un lugar de peregrinaje para cientos de ciudadanos que han dejado velas, carteles y cartas en el lugar. Una de las misivas anónimas ha causado gran revuelvo en las redes sociales durante todo el día: “Perdón, porque inexplicablemente volveremos a idiotizarnos con el fútbol y la farándula televisiva de turno”, señala el escrito.

La familia de la víctima no ha hecho declaraciones. La noche del martes, sin embargo, cuando el joven acababa de fallecer, el padre dio las gracias a la gente que se reunió en las afueras del hospital: “Quiero dar en nombre de mi familia todo el agradecimiento (…) Me han dado tanta fuerza para seguir apoyando a mi familia y a mis hijos”, indicó Iván Zamudio.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Rocío Montes
Es jefa de información de EL PAÍS en Chile. Empezó a trabajar en 2011 como corresponsal en Santiago. Especializada en información política, es coautora del libro 'La historia oculta de la década socialista', sobre los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet. La Academia Chilena de la Lengua la ha premiado por su buen uso del castellano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_