Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muerte de otros dos palestinos eleva a 23 las víctimas en la ofensiva aérea israelí

Israel lleva a cabo más de una veintena de incursiones en 48 horas

Entre los muertos, Zuhair al Qesi, jefe de los Comités Populares de Resistencia

Duelo por la muerte de los milicianos en Gaza.
Duelo por la muerte de los milicianos en Gaza. AFP

El presidente palestino, Mahmud Abás, ordenó el sábado el envío de un cargamento especial de medicamentos para paliar las necesidades extraordinarias que ha provocado la espiral de violencia en la franja desde el viernes. Una serie de ataques aéreos israelíes ha acabado con la vida de al menos 23 palestinos en la franja de Gaza desde el viernes. En la operación desarrollada durante la mañana del domingo en el norte de la franja murieron dos personas: Adel Saleh al-Issi, de 60 años, y Ayoub Asaliya, de 12 años. Esta madrugada los ataques aéreos israelíes contra seis objetivos continuaron. Al menos tres personas más, uno de ellas una niña, fallecieron en ataques durante la mañana del lunes.

Según las cuentas del ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, sus fuerzas aéreas han hecho 26 incursiones en Gaza, mientras que los milicianos palestinos han lanzado 124 cohetes, entre ellos, 44 del modelo Grad y 68 de fabricación artesanal. Entre los muertos, 15 han sido señalados como combatientes palestinos. La ofensiva israelí, sin precedentes en los últimos meses, ha causado heridas a una treintena de personas.

La situación se deterioró después de que un ataque aéreo israelí el viernes alcanzase en la ciudad de Gaza un coche en el que viajaban dos líderes milicianos, que resultaron muertos, en represalia por el impacto de dos cohetes lanzados previamente desde la Franja. Esa primera andanada de cohetes no causó víctimas ni daños de consideración. La ofensiva israelí, prolongada durante la noche, acabó con la vida de ocho milicianos más, según funcionarios del Gobierno que dirige Hamás.

Fuentes militares israelíes informaron de que el primer bombardeo acabó con la vida de Zuhair al Qesi, jefe de los Comités de Resistencia Popular (CRP), un paraguas de activistas armados provenientes de diversas facciones. Las mismas fuentes identificaron como Mahmud al Hanani al otro líder miliciano muerto en el bombardeo. La muerte de Al Qesi desató la respuesta de los CRP, donde varios de los grupos que los integran reivindicaron el lanzamiento de ataques con cohetes contra Israel. El resto de palestinos muertos pertenecían al grupo Yihad Islámica.

El lanzamiento de cohetes desde Gaza que siguió a los bombardeos israelíes causó heridas a tres civiles israelíes. Uno de ellos se encuentra grave.

El episodio más grave desde octubre

El balance de víctimas mortales en Gaza es el peor desde octubre, cuando murieron cinco personas. Varios analistas consideran que este estallido supone un intento por parte de Israel de impedir que los milicianos de la franja de Gaza usen el desierto del Sinaí, en Egipto, como área de entrenamiento para sus ataques. A diferencia de la fortificada barrera entre Israel y Gaza, la frontera con Egipto es más permeable.

El presidente palestino, Mahmud Abás, ordenó el sábado el envío de un cargamento especial de medicamentos para paliar las necesidades extraordinarias que ha provocado la espiral de violencia en la franja desde el viernes.

Las fuentes militares israelíes afirmaron que Al Qesi estaba preparando un ataque de grandes proporciones contra Israel "para los próximos días", insinuando que la operación de esta noche tenía como objetivo abortar sus preparativos. Al Qesi fue elegido líder de los CPR a finales de agosto pasado, después de que Israel acabase con su predecesor mediante un ataque aéreo en la ciudad de Rafah, al sur de la Franja. Las fuentes discrepan sobre si Mahmud al Hanani, de Hamás, fue uno de los presos palestinos que se beneficiaron del acuerdo alcanzado el pasado octubre entre el movimiento islamista e Israel, por el cual este país excarcelaría a unos mil reclusos a cambio de la liberación del soldado israelí Gilad Shalit. Shalit permaneció secuestrado cinco años en Gaza en poder de varias milicias palestinas, entre ellas los propios Comités de Resistencia Popular.

Tras conocer la noticia, milicianos de Gaza prometieron vengar la muerte de Al Qesi y Al Hanani. "Todas las opciones están abiertas ante los combatientes para responder a este abominable crimen. El asesinato de nuestro líder no acabará con nuestra resistencia", dijo un portavoz de los CRP.

Mientras tanto, la edición electrónica del diario israelí Yediot Ahoronot informa de que una delegación del movimiento islamista Hamás encabezada por Mahmud Zahar cruzó hoy a Egipto por el paso de Rafah para hablar con las autoridades egipcias de un alto el fuego.

Hamás no está involucrado directamente en los enfrentamientos con Israel, como ocurrió en agosto pasado en la última espiral de violencia. En un comunicado Yihad Islámica asumió la autoría del lanzamiento de 41 cohetes Grad, 20 cohetes de fabricación propia, seis morteros y tres cohetes de 107 milímetros.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aseguró que Israel seguirá atacando a quien considere necesario para impedir atentados contra sus ciudadanos independientemente de las represalias y los cohetes. "Seguiremos atacando a quien pretenda atacar a la ciudadanía israelí", dijo a varios alcaldes de las poblaciones de los alrededores de Gaza que sufren desde ayer el lanzamiento de cohetes palestinos.

Un comunicado oficial refiere que el primer ministro les explicó las razones que le llevaron a ordenar la muerte del militante a pesar de ser conscientes de que a ello arrastraría la represalia de las milicias. Lo que tiene que hacer Israel en estos casos, a juicio del primer ministro, es "mejorar aún más sus defensas" y "comprar más sistemas antimisiles como el Iron Dome", que ha derribado en vuelo 27 cohetes que se dirigían a Ashdod, Ashkelon y Beersheva.

El lunes se celebrará en Nueva York una nueva reunión del Cuarteto para Oriente Medio, que forman Estados Unidos, Rusia, la ONU y la Unión Europea, bajo la presidencia del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. Los miembros del Cuarteto analizarán la situación del conflicto entre israelíes y palestinos.