Dimite el primer ministro de Haití

Garry Conille renuncia por sus desencuentros con el presidente del país La misión de Naciones Unidas para la estabilización del país ya había alertado de la crisis política

Garry Conille, durante la ceremonia en la que asumió su cargo, en octubre.
Garry Conille, durante la ceremonia en la que asumió su cargo, en octubre.Jean Jacques Augustin (EFE)

El primer ministro de Haití, Garry Conille, ha presentado hoy su dimisión a través de una carta enviada el presidente del país, Michel Martelly. Su renuncia abre una nueva crisis política en un país que aún trata de recuperarse del devastador terremoto que sufrió en 2010. Conille apenas llevaba cuatro meses y medio y su renuncia llega tras varias semanas de rumores que hablaban de desavenencias entre él y el presidente.

"Me siento obligado a presentar mi renuncia al cargo de primer ministro del Gobierno de la República". Con estas palabras Conille ha anunciado al presidente su dimisión, un comunicado al que ha tenido acceso la agencia AFP.

Una fuente oficial ha explicado a Efe que Conille interpretaba "una partitura diferente" a la del presidente Martelly y a la del resto del Gobierno. En estos casos sólo hay dos opciones posibles, ha dicho, "la regularización o la ruptura".

Los problemas entre Conille y Martelly salieron a la luz la pasada semana, cuando el Senado convocó a los ministros a comparecer ante la comisión que investiga la nacionalidad de los miembros del Gobierno y del presidente. Según la Constitución haitiana, el presidente y el jefe del Gobierno no pueden tener doble nacionalidad para ejercer sus cargos.

La investigación del Senado se inició por una denuncia que aseguraba que Martelly tiene nacionalidad americana e italiana. La Presidencia notificó que el Consejo de Ministros había decidido no acudir al requerimiento del Senado por considerar que el asunto debía solucionarse en los tribunales, mientras que Conille pidió en un comunicado a sus ministros que se presentaran. El mismo acudió a la convocatoria la pasada semana con sus documentos. Su gesto provocó un distanciamiento, que aumentó con la decisión del primer ministro de abrir una investigación sobre los contratos públicos firmados por el anterior Gobierno.

Durante las fiestas de Carnaval, que reunieron a decenas de miles de personas en Les Cayes (sur), no se vio a Conille junto al presidente, que encabezó todas las celebraciones. Esta situación no pasó desapercibida por la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah), que ayer llamó la atención sobre la degradación de la situación política en el país y pidió esfuerzos por lograr el consenso en favor de la estabilidad política y el desarrollo económico.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS