Manning se reserva la posibilidad de negociar con el Pentágono

El soldado se niega a declararse culpable o inocente, buscando ganar tiempo La defensa pide que los 22 cargos se combinen en tres

El soldado Manning se dirige a la sala del consejo de guerra, en Fuerte Meade.
El soldado Manning se dirige a la sala del consejo de guerra, en Fuerte Meade.MARK WILSON (AFP)

El recluta Bradley Manning, juzgado por sustraer y entregar 700.000 documentos secretos de Estados Unidos al portal de revelación de secretos Wikileaks, rechazó declararse culpable o inocente en el primer día de su consejo de guerra, en el que se le acusa de alta traición. Aprovechando un ardid legal, el equipo de abogados de Manning pidió a la juez militar más tiempo para aceptar o rechazar una declaración de culpabilidad, algo que aun le deja la puerta abierta para llegar a un acuerdo con el Pentágono y con el Gobierno de Estados Unidos, que paralelamente investigan a Wikileaks y a su fundador, Julian Assange, por la vía civil.

En el primer día de vista preliminar, en diciembre, el abogado civil de Manning, David Coombs, ya había dado indicaciones de que el Gobierno podría haberle ofrecido al soldado un pacto para combinar los cargos y rebajar la pena máxima, que de momento es la cadena perpetua. “El Departamento de Justicia podría ofrecerle a mi cliente que se declare culpable, para llegar a un pacto por el que se le rebaje la condena si testifica contra Assange”, había dicho Coombs. Posteriormente, el letrado pidió que se combinen los 22 cargos presentados en tres, y que la pena máxima se reduzca a 30 años.

Desde el año pasado, un gran jurado de Virginia está investigando por la vía civil las filtraciones de Wikileaks, que han afectado a los Departamentos de Defensa y Estado. Una de las personas de interés en esas pesquisas es Assange, el fundador de Wikileaks, que se halla bajo arresto domiciliario en Londres, a la espera de una decisión judicial sobre una solicitud de extradición de la fiscalía de Suecia, que quiere juzgarle por agresión sexual. EL PAÍS publicó, junto a otros medios, los documentos secretos de Wikileaks relativos a la diplomacia norteamericana y al centro de detención de Guantánamo.

En el primer día del consejo de guerra a Manning, el Ejército reveló la identidad de la jueza que instruye el caso. Se trata de la coronel Denise Lind, exprofesora de la Universidad Nacional de Defensa. A diferencia de en la vista preliminar, la defensa no cuestionó su imparcialidad. En 2010, Lind presidió el juicio del coronel Terry Lakin, que se negó a ser destinado a Afganistán por considerar que su comandante en jefe, Barack Obama, no había nacido en EE UU, un predicamento común en la ultraderecha norteamericana. La juez condenó a Lakin a seis meses de prisión y a ser expulsado de filas.

Más información
Destruyendo a Manning
La mayor filtración de la historia deja al descubierto los secretos de la política exterior de EE UU

De los 22 cargos que la fiscalía militar ha presentado contra Manning, el más grave es el de alta traición, o asistencia al enemigo. En la vista preliminar, el Pentágono aportó como prueba una serie de materiales propagandísticos de Al Qaeda en la Península Arábiga que citaban los documentos de Wikileaks como documentación crucial para la planificación y ejecución de ataques terroristas contra EE UU.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La defensa no refutó en ningún momento que Manning hubiera filtrado los documentos. Por el contrario, se centró en retratar al recluta como una persona inestable y atormentada por su transexualidad, que debería haber sido apartada de filas por sus superiores, antes de efectuar las filtraciones. En abril, el propio presidente, Barack Obama, dijo de Manning en un acto electoral que “ha violado la ley”, unas declaraciones que generaron polémica, por haber sido efectuadas antes de que se hubiera celebrado juicio.

El crimen de alta traición se castiga habitualmente con la pena máxima de muerte. Sin embargo, cuando el Ejército de Tierra, al que está afiliado el recluta Manning, fijó la fecha de hoy para el inicio del consejo de guerra, decidió sustituirla por la cadena perpetua, a petición de la fiscalía. Si es condenado, Manning pasará el resto de sus días en la prisión militar de máxima seguridad de Fort Leavenworth, Kansas, por donde han pasado criminales de guerra como Charles Graner, condenado por los abusos de la cárcel iraquí de Abu Ghraib.

El soldado Manning fue arrestado en mayo de 2010 en Irak, después de confesarle al hacker norteamericano Adrian Lamo que, desde su puesto de analista de inteligencia, había sustraído documentos secretos de las redes SIPRNet y CIDNE y se los había entregado a Wikileaks. Lamo delató a Manning ante el FBI, que a su vez alertó al Ejército. La juez Lind debe decidir ahora cuándo comenzarán a comparecer los testigos en el juicio. La defensa ha pedido que sea, como muy tarde, en junio. La acusación ha propuesto agosto. Manning cumplió ayer 635 días de arresto preventivo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS