Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto sirio

El desembarco de la internacional yihadista

Combatientes libios, iraquíes y saudíes se suman a desertores y civiles sirios

Rebeldes sirios durante ejercicios de entrenamiento con armas en las afueras de Idlib hoy.
Rebeldes sirios durante ejercicios de entrenamiento con armas en las afueras de Idlib hoy. AP

“Aquello es como Bosnia en los años noventa, hay combatientes de varias nacionalidades luchando junto con los desertores del Ejército regular y civiles que han empuñado las armas”, señala con desagrado, por teléfono desde París, Haitham Manaa, número dos del Comité Nacional de Coordinación para el Cambio Democrático, el segundo grupo opositor al régimen de Siria.

Mucho antes de que el pasado fin de semana Ayman al Zawahiri, el actual jefe de Al Qaeda, difundiese un vídeo titulado Adelante los leones de Siria animando a la yihad, los combatientes islámicos habían desembarcado en un país sumido desde hace 11 meses en una revolución.

“Predominan cuatro nacionalidades -libios, iraquíes, saudíes y libaneses- y su presencia permite al régimen argumentar que combate a terroristas y endurecer la represión”, se lamenta Manaa. Como todos los demás opositores rechaza el apoyo islamista.

Otras fuentes avalan su presencia. El ministro adjunto iraquí de Interior, Adnan al Assadi, señaló el sábado a la agencia France Press que hombres y armas cruzaban su frontera con Siria. En los foros yihadistas el tema está en el orden del día. Y el centro norteamericano de análisis Stratfor indica además que Arabia Saudí alienta a sus radicales a irse a pelear a Siria.

La investigadora Nora Benkorich ha esbozado incluso en Le Monde la hipótesis de que el asesinato en Damasco del general Al Jali fue obra de yihadistas.