Los partidos griegos negocian un pacto para el rescate a un paso de la quiebra

Los partidos debaten sobre las condiciones para recibir la ayuda de la UE y el FMI. El plazo para el acuerdo expira hoy

El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos.
El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos.ALKIS KONSTANTINIDIS (EFE)

El Gobierno de coalición griego de Lukas Papademos y la troika se han dado un ultimátum que expira hoy para acordar las condiciones de pago de la elevada deuda soberana helena.

Los líderes de los tres partidos que forman el Gobierno tienen de plazo hasta el mediodía para informar a Papademos si aceptan o no las exigencias de la troika, formada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE).

Una vez aceptadas las condiciones por los líderes del Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK), Yorgos Papandreu, el líder del partido conservador Nueva Democracia, Antonis Samarás, y el ultraderechista Rally Ortodoxo Popular (LAOS), Yorgos Karatzaferis, estos deberían reunirse con Papademos para firmar el acuerdo.

A pesar de las indecisiones iniciales provocadas por las declaraciones de Samarás y Karatzaferis, ambos han aceptado, junto con Papandreu, la mayor parte de las exigencias de la troika.

Según dijo el primer ministro, hay acuerdo entre los líderes políticos sobre las medidas para reducir el gasto público en un 1,5% del PIB, las medidas de recapitalización de la banca local y los recortes laborales no salariales.

Según fuentes del Gobierno consultadas por la agencia Efe, a la reunión de Papademos con la troika, en la que participaron el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, y el ministro de Trabajo, Yorgos Kutrumanis, "hubo un acuerdo para la reducción de los salarios del sector privado de un 20%".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La misma fuente agregó que "probablemente no se eliminarán las dos pagas mensuales extraordinarias" y que se recortarán los complementos de pensiones, tal como había exigido inicialmente la troika.

La patronal y los sindicatos mayoritarios, que han progresado en las negociaciones sobre la reducción de los costes laborales no salariales, han pactado una congelación salarial, pero también rechazan estas medidas de la troika y así se lo hicieron saber al Gobierno en una carta enviada el viernes.

"El peligro de que fracasen las negociaciones persiste", declaró a la agencia AMNA el portavoz del PASOK, Panos Beglitis y por eso, "Papademos pidió al Ministerio de Finanzas que prepare de urgencia un documento sobre las consecuencias de un posible fracaso".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS