Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dictador Bignone, condenado por tercera vez por terrorismo de Estado

Un tribunal le impone 15 años por secuestro y tortura en un centro clandestino de detención

Bignone fue nombrado presidente por las Fuerzas Armadas tras la derrota de las Malvinas

Bignone aguarda la lectura de la sentencia.
Bignone aguarda la lectura de la sentencia. EFE

El exdictador argentino Reynaldo Bignone (1982-1983) ha recibido este jueves su tercera condena a prisión por delitos de terrorismo de Estado. Esta vez fue condenado por a 15 años de cárcel por dirigir un centro clandestino de detención que funcionaba en un hospital de las afueras de Buenos Aires, el Posadas. Un tribunal de la capital argentina comprobó que Bignone fue responsable del secuestro ilegal de 22 personas y la tortura de cinco de ellas. En los últimos dos años había recibido otras dos condenas, a 25 años y a reclusión perpetua por otros crímenes de lesa humanidad.

Bignone fue el encargado de acabar con la última dictadura militar (1976-1983). Las Fuerzas Armadas lo nombraron presidente después de la derrota argentina en la Guerra de Malvinas (1982). Los políticos pedían el regreso de la democracia, los familiares de desaparecidos reclamaban la aparición con vida de sus parientes y los sindicatos protestaban por la inflación en tiempos de crisis de deuda latinoamericana. Apenas asumió el poder, el general Bignone prometió elecciones, pero antes de abandonar el poder ordenó la destrucción de toda la documentación referida a la represión ilegal y se amnistió a él y a todos los integrantes del régimen.

La autoamnistía duró poco porque en el Gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989) fue derogada. Bignone no fue incluido en el juicio a las juntas militares que dirigieron el terrorismo de Estado en los primeros años de la dictadura. Sin embargo, estaba acusado de haber cometido delitos cuando aún no ocupaba cargos en la cúpula castrense. Las leyes del perdón en el Gobierno de Alfonsín lo mantuvieron libre, pero en la Administración de Néstor Kirchner (2003-2007) la Corte Suprema declaró la inconstitucionalidad de aquellas normas y entonces Bignone debió responder ante la justicia.

Bignone fue el encargado de liquidar la última Junta en 1983, pero antes ordenó destruir toda la documentación sobre la represión

Apenas comenzó la dictadura, las Fuerzas Armadas decidieron ocupar el hospital Posadas porque consideraban que funcionaba como centro sanitario de los guerrilleros heridos. Bignone, entonces delegado de la Juntar Militar en el Ministerio de Bienestar Social, fue el encargado de ocupar el hospital. Allí llegó con helicópteros y tanques. En sus instalaciones montó el centro clandestino de detención apodado El Chalet. Un cuerpo militar bautizado SWAT lo custodiaba. Otros dos exmilitares han sido condenados este jueves por los crímenes cometidos en el hospital: Luis Muiña, a 13 años de prisión, e Hipólito Mariani, a ocho años.

Después de su paso por el hospital Posadas, Bignone dirigió una área de uno de los principales centros clandestinos de detención, el del regimiento de Campo de Mayo, también en los suburbios bonaerenses. Por los crímenes cometidos allí recibió su primera condena, en 2010, a 25 años de cárcel. En abril pasado sufrió el segundo fallo en contra: un tribunal del municipio de San Martín, en la zona noroeste del Gran Buenos Aires, lo sentenció a prisión perpetua por otros crímenes de lesa humanidad.

Más información