Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
JEAN MEYER / Historiador

“El conflicto Iglesia-Estado está más que enterrado en México”

El historiador Jean Meyer (izquierda) recibe ayer lunes el Premio Nacional de Ciencias y Artes de manos del presidente mexicano, Felipe Calderón.
El historiador Jean Meyer (izquierda) recibe ayer lunes el Premio Nacional de Ciencias y Artes de manos del presidente mexicano, Felipe Calderón. EFE

La Cámara de Diputados mexicana acaba de aprobar con los votos del Partido Acción Nacional (PAN), la formación del presidente Felipe Calderón, y del PRI (Partido Revolucionario Institucional) una reforma del artículo 24 de la Constitución que permite la celebración pública de actos religiosos sin premiso previo. Aunque aún falta que pase por el Senado, el cambio ha dividido a los priístas y alarmado a la izquierda, que temen que sea la puerta por la que se cuelen las organizaciones religiosas para lograr concesiones de radio y televisión o entrar en el sistema educativo.

El historiador franco-mexicano Jean Meyer (Niza, 1942), flamante Premio Nacional de Historia y máxima autoridad en la guerra de los cristeros, el conflicto campesino y religioso que desangró México entre 1926 y 1929, no ve razones para la alarma ni que el Estado laico esté en peligro. “El conflicto Iglesia-Estado está más que enterrado en México. Hace ya tiempo que se rompió el monopolio social que tenía la Iglesia católica. Ahora hay una sociedad religiosa plural y en competencia con la llegada de los grupos evangélicos. Hoy todo el mundo puede confesar su religión y los políticos se fotografían comulgando, cosa que no me gusta nada. El presidente De Gaulle prohibió que le retrataran en misa”.

Meyer llegó a México en 1962. Poco después entró en el Colegio de México y realizó su tesis, La Cristiada, tras viajar por todo el país. Autor de una extensa obra sobre la Revolución mexicana, el sinarquismo o el cura Hidalgo, comenta en conversación con EL PAÍS algunos temas de la actualidad política.

México se lleva la mala fama, cuando la situación de violencia es realmente mucho peor en Brasil o Venezuela

La violencia. “No se puede negar el problema actual pero hay una parte que consideraría endémica. En los años sesenta había una violencia campesina, de pobres contra pobres, con una tasa de homicidios de 40 o 50 por cada 100.000 habitantes, mucho más alta que la de ahora. Era una violencia que no le importaba a nadie y la seguridad en las ciudades era total. México se lleva la mala fama, cuando la situación de violencia es realmente mucho peor en Brasil o Venezuela”.

La transición democrática. “No creo que el saldo de estos 12 años sea negativo pero sí han fracasado los partidos, las personas. El peor parado es el PRI, que está demostrando que no ha aprendido nada ni olvidado nada y donde hay gente con ánimo de revancha si vuelve al poder. El PAN era un partido bastante decente en la oposición, pero al llegar al Gobierno se llenó de oportunistas. Por desgracia, el PRD (Partido de la Revolución Democrática) actual está perdido y Marcelo Ebrard [alcalde del Distrito Federal] tendrá que reconstruirlo si quiere ser un candidato con posibilidades en 2018. Otro efecto no deseado de la transición es que los Estados se han convertido en virreinatos”.

No creo que el saldo de la transición democrática sea negativo, pero sí han fracasado los partidos

Los candidatos a la presidencia en 2012. “No hay ninguno de la talla de Lázaro Cárdenas. El general no podía citar un solo libro, pero no era un cabeza de chorlito como Enrique Peña Nieto [el candidato del PRI]. Lázaro Cárdenas fue un presidente genial. Demostró una gran astucia política, captaba el sentido de los tiempos. Actuó con nobleza con los republicanos españoles y al tiempo reconcilió a la Iglesia con el Estado en México. De los tres precandidatos del PAN, Josefina Vázquez Mota es la única de origen proletario. Empezó a trabajar muy joven dando clases de autoayuda a mujeres maltratadas. Pero quizá el traje de presidente le venga grande. Si Calderón impone a Ernesto Cordero abrirá una crisis en el partido”.

Más información