Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal afronta hoy una huelga general contra la política de recortes

El expresidente socialista Mário Soares llama a la movilización contra los ajustes

El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, durante un discurso hoy en Lisboa.
El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, durante un discurso hoy en Lisboa. AP

Por segunda vez en dos años, Portugal vive hoy una huelga general. En 2010 fue contra el Gobierno socialista de José Sócrates, que ya acometió recortes para tratar de detener el déficit. No lo consiguió y el país tuvo que ser rescatado financieramente en mayo por la UE, el FMI y el BCE. Ahora, el paro va dirigido contra el Gobierno del conservador Pedro Passos Coelho, cuyo presupuesto para 2012, discutido estos días en el Parlamento portugués, prevé una batería de duras medidas de austeridad, entre las que se cuenta la supresión de las pagas extra para funcionarios y pensionistas. Los dos principales sindicatos del país, CGTP y UGT, que solo se han unido en la misma convocatoria tres veces desde 1988, tienen previsto parar los transportes públicos y los aeropuertos y su fuerza se hará sentir en los hospitales, en las escuelas y en la universidad.

La convocatoria viene precedida por un explosivo manifiesto hecho público ayer y firmado, entre otras personalidades, por el expresidente portugués y referencia histórica de la izquierda europea, Mário Soares. El texto, titulado Cambio de rumbo, comienza así: “No podemos asistir impávidos a la escalada de la anarquía financiera internacional (…) No podemos saludar democráticamente la llamada Primavera Árabe y temer a nuestras propias calles y plazas. Porque hay mucha gente desesperada entre nosotros”. Soares añadió después: “La movilización está justificada. La austeridad ha conducido a muchos al desempleo y a la falta de crecimiento. Hacemos muchos sacrificios y estamos peor de lo que estábamos. Por eso hace falta movilizar a la gente para que diga “no”, no se puede hacer lo que digan los mercados, que son especuladores. Los Estados tienen que dominar a los mercados, y no al revés”.

Passos Coelho ha

recordado a Soares
los dos ajustes que
él hizo cuando
fue primer ministro

Por su parte, el primer ministro Passos Coelho contestó a Soares recordándole que las dos veces en las que fue primer ministro de Portugal también aplicó un programa de ajuste: “Él sabe lo difícil que es aplicar esas medidas”, añadió.

El paro y las manifestaciones convocadas se prevén masivos. El pasado 15 de octubre, el movimiento de los denominados indignados consiguió sacar a la calle a decenas de miles de portugueses que consideran que sólo ellos pagan el precio de una crisis que no han creado.

El Gobierno, pase lo que pase hoy, no tiene pensado cambiar de política. Ya ha advertido, eso sí, que el año que viene, con un descenso del 3% del PIB, va a ser muy duro en Portugal.

Más información