Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París autoriza la extradición de Noriega a Panamá

El exdictador cumple 22 años de cárcel por asesinato y narcotráfico

Manuel Antonio Noriega, en Ciudad de Panamá, en una foto de archivo
Manuel Antonio Noriega, en Ciudad de Panamá, en una foto de archivo AFP

“Es mi propósito regresar a Panamá y probar mi inocencia... Dios bendiga a usted (la jueza), a mi familia, a mis enemigos y a Francia”. Con estas palabras, seguramente cargadas de sarcasmo, ha acogido hoy el exdictador panameño Manuel Antonio Noriega la decisión de la Justicia francesa de conceder vía libre a su extradición a Panamá.

El exdictador, de 77 años, compareció hoy ante la sala de instrucción del Tribunal de Apelación de París, una semana después de que Estados Unidos diera su autorización para el trámite de la segunda demanda cursada por Panamá contra el exgeneral.

Noriega, un militar sanguinario y corrupto, prototipo del tirano bananero títere de la CIA y de la administración estadounidense, dirigió con mano de hierro su país entre 1983 y diciembre de1989, cuando Estados Unidos decidió invadir militarmente el país centroamericano con la intención de deponerle.  

El exgeneral ha pasado casi 22 años encarcelado en prisiones norteamericanas y francesas. Primero fue condenado en Estados Unidos por tráfico de drogas, y en 2010 un tribunal francés le consideró culpable y le condenó a siete años más por haber blanqueado 2,3 millones de euros durante los años ochenta con fondos que procedían del cartel de Medellín.

La justicia panameña le juzgó en rebeldía y le condenó a 20 años de cárcel por el asesinato en 1989 del capitán Moisés Giroldi Vera. Las autoridades solicitaron la extradición del exdictador para que cumpla allí lo que le resta de pena y sea juzgado por otros delitos.  

La presidenta de la sala de instrucción de Apelación de París ha reunido a la corte y tras una breve deliberación ha afirmado que “Manuel Antonio Noriega consiente con ser entregado a las autoridades panameñas”. Tras recibir la luz verde, el exgeneral ha hecho una breve declaración en la que ha dicho: “Deseo regresar a Panamá para probar mi inocencia en los procedimientos abiertos en mi ausencia y sin asistencia judicial”.