Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saif el Islam, detenido al sur de Libia

El segundo hijo del derrocado dictador libio ha sido localizado al sur del país

Abdalá Senusi, exjefe de Inteligencia del régimen, también detenido

Saif al-Islam Gadafi, tras ser capturado. pulsa en la foto
Saif al-Islam Gadafi, tras ser capturado. REUTERS

Saif el Islam, el segundo hijo del derrocado dictador libio Muamar el Gadafi, fue detenido el sábado en Ubari, a 800 kilómetros al sur de Trípoli, según informó el Consejo Nacional de Transición libio. El representante del CNT en Ubari, Musa al Kuni, informó de que Saif se encontraba en una zona montañosa rodeado por todos los flancos y decidió entregarse sin resistencia. "Estoy bien", declaró  el hijo del dictador a la agencia Reuters durante su traslado a Zintan y aseguró que las heridas que se podían ver en su mano derecha fueron causadas hace un mes por un ataque de la OTAN. El otrora heredero del régimen libio confirmó las informaciones de que su convoy había sido alcanzado por un bombardeo de las fuerzas internacionales el 19 de octubre, el día antes que la captura y muerte de su padre. Las autoridades libias han anunciado este domingo que Saif el Islam no será extraditado. También hoy se ha informado, a través de la cadena de televisión Al Arabiya, de la detención de Abdalá Senusi, el antiguo jefe del Inteligencia del régimen de Gadafi, y el último de los miembros de su Gobierno que estaba desaparecido.

Uno de los milicianos que participaron en la detención, Ahmed Ammar, relató que su unidad, integrada por 15 hombres en tres vehículos, interceptó dos vehículos en pleno desierto, a unos 70 kilómetros de Ubari. En los coches viajaban cinco personas, incluido Saif al Islam, ataviado con ropas tradicionales tuareg y que se identificó como Abdelsalam (“servidor de la paz”). Una curiosa elección: Saif el Islam significa “espada del Islam”. Los milicianos lo identificaron de inmediato y lo arrestaron sin que pusiera resistencia alguna. Ammar aseguró que, al momento de la captura, Saif tenía “mucho miedo. Creía que le mataríamos”. Muamar el Gadafi fue golpeado, sodomizado y asesinado por una turba tras ser capturado hace un mes en su ciudad natal, Sirte.

Una imagen tomada de la televisión libia AHRAR que muestra a Saif al Islam detenido. ampliar foto
Una imagen tomada de la televisión libia AHRAR que muestra a Saif al Islam detenido.

Saif el Islam pidió a los rebeldes que lo detuvieron que acabaran con su vida con un tiro en la cabeza, según uno de los dirigentes de la brigada rebelde que lo detuvo, Ali al Atiri, citado por Efe. "Said al Islam pidió ser ejecutado de un disparo en la cabeza, pero nosotros decidimos contactar con la base aérea de Trípoli para que enviara un avión con el que pudiéramos evacuarlo vivo y en buen estado de salud hacia Zintan", dijo.

De acuerdo con la cadena Al Yazira, el hijo de El Gadafi intentaba huir a Níger e iba acompañado por tres colaboradores. El CNT añadió que se encuentra bajo custodia y fue trasladado hasta Zintan (a 150 kilómetros al sur de Trípoli), donde permanecerá bajo arresto hasta la formación del nuevo Gobierno libio. Está previsto que el primer ministro designado por el Consejo Nacional de Transición, Abdurrahim El Keib, forme Gobierno el jueves 24. Las autoridades libias han asegurado que el otrora heredero del exdictador se encuentra en buen estado de salud, lo que parece confirmado por las imágenes en las que se le ve de pie junto a sus captores durante su traslado. El Keib ha asegurado que Saif será tratado como "un prisionero de guerra conforme a las leyes internacionales".

No era la primera vez que el Consejo Nacional de Transición libio anunciaba la captura de Saif el Islam. El pasado mes de agosto, los rebeldes aseguraron haberle detenido durante los combates en Trípoli. El hijo de Gadafi apareció horas más tardes en el centro de la ciudad en medio de una multitud. Sin embargo, tras la captura y linchamiento de su padre y su hermano Mutasim, varios reportes apuntaban que se dirigía a la frontera con Níger para buscar refugio. Las imágenes de la tortura a la que fueron sometidos tanto El Gadafi como su hijo Mutasim "avergonzaron" al Gobierno de transición anterior, aseguran fuentes oficiales a Reuters. Por ello, aseguran, esperan que en el caso de Saif al Islam éste sea juzgado en Libia y no en la Corte Penal Internacional de La Haya, donde también es requerido por crímenes contra la humanidad.

El ministro de Justicia del nuevo Gobierno ha declarado a Al Yazira que el CNT "no se opone a la presencia de observadores internacionales" en el proceso penal contra Saif. Las autoridades libias han añadido que el hijo del extinto dictador será juzgado por asesinatos, represión y corrupción.Por su parte, la Corte Penal Internacional ha comunicado que las autoridades libias le han confirmado la detención de Saif al Islam.

La Corte Penal Internacional busca con las autoridades libias “una solución legal para el futuro de Saif el Islam”, informa Isabel Ferrer desde Holanda. Según portavoces de la Corte, con sede en La Haya, de momento no pueden decir nada más, puesto que la orden de arresto del hijo del fallecido dictador libio sigue vigente. La posible entrega de Saif al Islam a la justicia internacional dependerá de que el nuevo Gobierno libio decida si lo juzga o no en su propia tierra.

Por su parte, el fiscal de la CPI, Luis Moreno-Ocampo, ha anunciado que viajará a Libia la próxima semana para negociar de primera mano con las autoridades del país árabe el juicio que recibirá Saif el Islam. "Me voy a Libia para discutir cómo gestionamos esta cuestión. Pero el caso es que se hará justicia. Dónde y cómo, es lo que vamos a discutir", declaró. La OTAN, por su parte, aseguró a través de un comunicado que "confía en que las autoridades libias y la Corte Penal Internacional se asegurarán de que la justicia siga su curso". La Unión Europea, en otro comunicado, urgió a las autoridades libias que cooperaran con el CPI para llevar a juicio a Saif el Islam.

El sucesor del coronel

Saif el Islam, nacido en 1972 en una base militar de Trípoli, ocupaba un sitio privilegiado en el extinto régimen que encabezaba su padre. Con estudios de arquitectura en Viena y doctorado por la London School of Economics y estaba llamado a suceder al coronel. Durante varios años mostró una aparente imagen pública abierta (cerró varios acuerdos de su país con organizaciones extranjeras) y desempeñó una función importante en la gestión de conflictos, como el caso Lockerbie o el desmantelamiento del programa nuclear libio, lo que permitió al país rehabilitarse y mejorar su imagen. Antes de las revueltas, su objetivo era fortalecer los lazos del régimen con el exterior para mejorar la economía del país. Los occidentales que trabajaron con él dicen que era inteligente y culto.

Su imagen cambió radicalmente en febrero de este año, cuando la televisión libia emitió un discurso en que lució por su arrogancia. El hijo de Gadafi se dirigió a los rebeldes con un tono chulesco mientras les amenazaba con el dedo índice, afirmando que una guerra civil en Libia sería peor que "Yugoslavia o Irak". El discurso acabó por encender el ánimo de los opositores al régimen.

Más información