Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Lo mío es de taller mecánico”, bromea el Rey

El esfuerzo físico del monarca por estar en la cumbre de Asunción contrasta con las ausencias

Don Juan Carlos desciende del avión a su llegada a la cumbre iberoamericana de Asunción. Ampliar foto
Don Juan Carlos desciende del avión a su llegada a la cumbre iberoamericana de Asunción. REUTERS

“Lo mío es de taller mecánico: entras, te arreglan y ya está”. Con estas palabras ha bromeado el Rey sobre la operación de tendón de Aquiles a la que sometió el pasado 5 de septiembre. Don Juan Carlos hizo este comentario en los jardines de la residencia del embajador español en Asunción, durante la recepción ofrecida a la colonia española en Paraguay, horas antes de iniciarse la Cumbre Iberoamericana.

Previamente, el Rey se disculpó ante los asistentes porque su convalecencia le impedía saludarlos personalmente a todos, como era su deseo. Tras conversar con algunos, se retiró al interior de la mansión.

La anécdota ilustra el esfuerzo que ha hecho el Rey para estar presente en la cumbre de Paraguay, con lo que contrasta con la ausencia de la mayoría de los mandatarios iberoamericanos, muchos de ellos con excusas escasamente convincentes. El jueves por la noche era visible su esfuerzo para bajar por la escalerilla del Airbus 310 de la Fuerza Aérea, que aterrizó en Asunción tras 14 horas de viaje.

El Rey no ha recortado su agenda en la cumbre: tendrá en total cuatro intervenciones públicas , además de reuniones con los presidentes de Paraguay, México y Perú y un desayuno con los mandatarios centroamericanos.