Morales comienza el diálogo con los indígenas

El presidente boliviano acepta que una carretera no atraviese el parque natural del Tipnis Los pobladores indígenas marcharon durante 66 días desde la Amazonía hasta La Paz para forzarlo a ello

Indigenas acampados en la plaza Murillo, frente al Palacio de Gobierno de La Paz.
Indigenas acampados en la plaza Murillo, frente al Palacio de Gobierno de La Paz.Martin Alipaz (EFE)

El presidente Evo Morales ha dado marcha atrás y ha decidido decalrar “intangible” el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), después de que un grupo de indígenas marchara desde La Amazonía hasta La Paz para protestar contra la construcción de una carretera en su territorio. De esta manera el mandatario intenta poner punto final a un conflicto social con los pueblos originarios de las llamadas "tierras bajas", en el sur del país.

La propuesta presidencial tiene el objetivo de modificar una ley que fue sancionada la semana pasada por la Asamblea Legislativa y que el presidente debía de promulgar en estos días. El texto de la ley establece la suspensión ”temporal” de la construcción de la carretera -entre Villa Tunari de Cochabamba y San Ignacio de Moxos de Beni-, con un trazo que partía en dos el TIPNIS, y la realización de una “consulta previa” a los pobladores de ambos departamentos.

La modificación que plantea Morales, desde el Poder Ejecutivo, suspende en forma definitiva toda construcción de carreteras por el TIPNIS y ratifica la prohibición de nuevos asentamientos en esta región, rica en flora y fauna.

“Por lo tanto, el problema del TIPNIS queda resuelto y esto se llama gobernar obedeciendo”, aseguró el presidente Morales al anunciar que en uso de sus atribuciones ha enviado la propuesta de modificación a la Asamblea Legislativa, que dispondrá aprobar o rechazar el texto en el plazo más corto posible.

Los líderes indígenas, en vigilia desde el miércoles en la plaza Murillo en condiciones precarias, han reaccionado con cautela. Uno de sus portavoces, el aimara Rafael Quispe, ha dicho que la propuesta de Morales para modificar la ley es “una buena señal” que les da el Gobierno. Quispe ha recordado la decisión de la columna indígena de volver a sus casas solamente con la solución favorable a toda la agenda.

El siguiente paso es la reunión que Morales y una representación de 20 dirigentes de las naciones de tierras bajas han programado para hoy con el objetivo de considerar los restantes 15 puntos de la agenda, planteada al comienzo de la caminata indígena, que se refieren a necesidades de las nacionalidades de tierras bajas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El líder del TIPNIS, Fernando Vargas, ha informado que “primero, debemos hablar con el presidente; en esa conversación establecemos las reglas del juego y recién entramos al diálogo, a analizar de manera conjunta los 16 puntos”.

Entre estos puntos figura la petición de que se cubran los pozos abiertos para buscar petróleo y que se dejaron al descubierto; de los pozos aflora crudo que contamina las aguas y tierras de una reserva indígena en el sur boliviano, explicaron los indígenas. Este pedido ocasionó una dura campaña de descrédito del Gobierno que acusó a los pueblos originarios de pretender cerrar la explotación petrolera y, como consecuencia, eliminar los pagos que el Estado otorga a los jubilados, a los escolares y a las madres.

Los líderes indígenas consideran fundamental lograr el pleno respeto del gobierno a la Constitución, que consagra los derechos de los pueblos indígenas y sus territorios, como base de la solución del conflicto social que ahora ha logrado un mayoritario apoyo y solidaridad de los bolivianos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS