Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU alerta de un aumento del 40% en la violencia en Afganistán

El Consejo de Seguridad documenta casi 1.500 muertos civiles en lo que va de año

Un helicóptero estadounidense en la base de Bostic, Afganistán. Ampliar foto
Un helicóptero estadounidense en la base de Bostic, Afganistán.

La violencia en Afganistán, medida en términos de acciones violentas, ha aumentado en un 39% en lo que va de año respecto al mismo periodo del año anterior, según datos de un informe de Naciones Unidas fechado el pasado 21 de septiembre y presentado durante la 66ª Asamblea General. Las cifras incluyen las acciones violentas conocidas hasta final de agosto de este año por las dos partes. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, añadió que el número de víctimas civiles de la violencia alcanzó un nivel récord en los primeros seis meses de este año, con un aumento del 5% entre junio y agosto respecto a los mismos meses en 2010.

Según las cifras recopiladas por el Consejo de Seguridad en su informe, en los primeros seis meses de este año fallecieron 1.462 civiles en la guerra de Afganistán, un incremento del 15% respecto al mismo periodo del año anterior. La ONU afirma que las fuerzas progubernamentales son responsables del 14% de esas muertes y las fuerzas rebeldes del 80% (un marginal 6% no pueden ser atribuidos a ninguno de los dos, asegura el informe). Solo entre junio y agosto fallecieron en acciones violentas de uno u otro bando 971 civiles.

El aumento de las víctimas civiles, “en el contexto de aumento generalizado de los enfrentamientos”, se produce por el uso principalmente de “explosivos improvisados” en forma de minas, bombas lapa y ataque suicida, según detalla el informe. La ONU detalla también que la zona más insegura del país son los alrededores de la ciudad de Kandahar, antiguo centro del poder talibán, donde se concentran dos tercios de los incidentes registrados.

Los ataques aéreos fueron responsables de la mayoría de las muertes de civiles causadas por las fuerzas de la coalición. Como resultado de estos ataques murieron 38 civiles en julio, una cifra récord desde febrero de 2010. Otros 84 civiles murieron a manos de los aliados en enfrentamientos armados sobre el terreno.

130.000 desplazados

En cuanto a los desplazados, el informe señala que 130.000 personas han huido de sus hogares debido al conflicto civil solo en los primeros siete meses de este año. La cifra supone un aumento de casi dos tercios en las cifras del mismo periodo el año pasado.

Las acciones violentas en el país se han multiplicado en el año en que Estados Unidos ha iniciado el repliegue de sus 140.000 soldados  en el país, un proceso que dejará esa cifra en 80.000 a finales de año. La progresiva transferencia de competencias de seguridad a las autoridades afganas debería culminar, según el plan previsto por la Casa Blanca, con la salida de Estados Unidos del país en 2014.

La guerra sin fin

  • En los primeros siete meses del año, 130.000 personas se convirtieron en desplazados.
  • La insurgencia es responsable del 80% de las muertes de civiles con el uso de minas, bombas lapa y ataques suicidas.
  • Los bombardeos de la OTAN han matado, solo en julio, a 34 personas.

El goteo de ataques violentos en el país es diario. Solo desde que se dio a conocer el informe, el miércoles por la mañana, el parte de bajas en la guerra incluye la muerte de ocho policías en un ataque contra un puesto de control en Helmand, al sur del país, otro soldado de la OTAN muerto en un ataque de la insurgencia en Wardak y otros dos policías y un civil asesinados en un ataque a un convoy en el camino del aeropuerto de Herat, en el oeste afgano.

Más información