Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atentado contra un edificio de la ONU en Nigeria mata a 18 personas

El grupo islamista Boko Haram reivindica el ataque, que se ha producido con un coche bomba en la capital Abuya

Al menos 18 personas han muerto esta mañana en un atentado contra la sede de la ONU en la capital de Nigeria, Abuya, según ha informado la propia organización internacional. Pocas horas después, la secta islamista Boko Haram ha asumido la autoría del ataque, a través de una llamada telefónica de un portavoz del grupo a la cadena británica BBC. Fuentes de los servicios de seguridad ya habían afirmado que las primeras sospechas apuntaban al grupo radical, que en los últimos meses ha aumentado la intensidad de sus ataques en todo el país.

En el atentado de hoy, un vehículo ha embestido contra el edificio de la ONU antes de explotar, han informado fuentes de seguridad locales, que han explicado que se trata de un modus operandi propio de grupos como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y de Boko Haram. La embajadora de Nigeria ante la ONU, U.Joy Ogwu, reconoció que el atentado fue obra "aparentemente de un suicida".

Los canales African Independent Television (AIT) y Channels TV han informado de que un terrorista ha irrumpido con un vehículo cargado de explosivos en el recinto y lo ha detonado cerca de la recepción. Decenas de cuerpos han quedado atrapados bajo los escombros, y medio centenar de heridos han sido trasladados al cercano Hospital Nacional. "La mayoría de los afectados están en la planta baja del edificio. Hay cristales rotos en todo el edificio", ha explicado un trabajador local de la ONU. El edificio tiene cinco pisos y alberga a unos 300 empleados de varias agencias de Naciones Unidas. Las oficinas de la ONU en la capital nigeriana se encuentran en el barrio de Garki, una céntrica zona en la que también están ubicadas varias embajadas internacionales, entre ellas las de EE UU y China. La ministra nigeriana de Asuntos Exteriores, Viola Onwuliri, ha calificado el suceso como "un ataque contra la comunidad internacional".

El presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan también ha expresado su repulsa por el "ataque bárbaro, sin sentido y cobarde" y ha reafirmado el compromiso de su Gobierno contra todas las formas de terrorismo. Con la reciente escalada terrorista, Boko Haram está extendiendo sus objetivos, que tradicionalmente han puesto en la diana a la policía y las autoridades locales. Su nombre en el idioma local hausa significa: "la educación occidental es pecado". En junio ocho personas murieron y decenas resultaron heridas en un atentado atribuido a este grupo radical contra la sede de la policía en Abuya. Otras 20 personas murieron en mayo por la explosión de una bomba en un bar de la capital, horas después de la ceremonia de investidura del presidente nigeriano. El pasado octubre, 30 personas murieron en un ataque en la celebración oficial del 50º aniversario de la independencia de Nigeria en Abuya, a la que asistían el presidente de Nigeria y varios jefes de Estado.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha condenado el atentado de Abuya y ha asegurado que enviará un equipo al país para investigar lo ocurrido. Se trata de uno de los peores ataques terroristas contra Naciones Unidas en los últimos años. En diciembre de 2007, un atentado de Al Qaeda mató a 41 empleados de la ONU en Argel.