Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga nacional en Chile comienza con barricadas y cierres de avenidas

El Gobierno asegura que la situación es normal, mientras algunas personas protestan en las calles para pedir educación gratuita

Un grupo de manifestantes bloquean una avenida de Santiago al inicio de la huelga general de 48 horas convocada por sindicatos en Chile
Un grupo de manifestantes bloquean una avenida de Santiago al inicio de la huelga general de 48 horas convocada por sindicatos en Chile IVAN ALVARADO (REUTERS)

Barricadas de neumáticos ardiendo en fuego son parte de las primeras manifestaciones de la huelga general convocada para hoy en Chile por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), el sindicato más grande del país, para pedir educación gratuita, reformas políticas y económicas. Ahora transcurre la primera de dos jornadas de paro, que hasta el momento no han afectado el servicio de transporte público, ni las actividades en las minas de cobre.

Algunos jóvenes encapuchados han prendido fuego a automóviles y a las barricadas ubicadas en las principales avenidas de la capital chilena, mientras la policía lanza agua y gases lacrimógenos a los primeros manifestantes, ha informado Reuters. En los disturbios solo un policía ha resultado herido y algunas personas han sido detenidas.

El Gobierno chileno ha informado que aunque existen disturbios y cortes de tráfico en las calles de Santiago, la situación en general es normal. "Hemos tenido algunos pequeños focos pero no han sido de mayor magnitud, son grupos de 10 o 15 jóvenes, que han sido sofocados rápidamente", ha expresado el portavoz del Gobierno, Andrés Chadwick.

La huelga ha convocado también a los mineros de cobre, la mayor fuerza productiva de este metal en el mundo, que aunque han declarado su apoyo a las protestas no dejaron de asistir al trabajo. "Estamos preocupados por el clima social" ha reconocido el ministro de Finanzas, Felipe Larrain que ha declarado como ilegal la huelga y ha señalado que se trata de una amenaza económica por la que Chile podría perder 400 millones de dólares en los dos días.

Frente a las primeras manifestaciones, el presidente de la CUT, Arturo Martínez, ha acusado a las autoridades chilenas de mentir al decir que la situación es normal. También ha señalado que las barricadas y protestas están compuestas "de personas que con lienzos han tratado de manifestarse, algunos, incluso respetando los semáforos".

La huelga también ha convocado a funcionarios públicos quienes han sido presionados para asistir a sus puestos de trabajo, según ha informado el presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), Raúl de la Puente. De la Puente ha estimado que el 80% de sus adheridos se han sumado al paro. En los últimos minutos, empleados de aeropuerto internacional de Santiago han participado en protestas en la terminal aérea, aunque las autoridades aseguran que la actividad de la central es normal.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, ha reconocido ante la prensa nacional que existen problemas para solucionar en su país, pero que la paralización de la economía daña a los chilenos. "Reconocemos el derecho a que puedan marchar, pero también el Gobierno debe mantener el orden", ha dicho sobre las protestas. Esta es la primera huelga general de 48 horas convocada desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet.