Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rebelión estalla en Trípoli

Miles de personas celebran en la capital libia la llegada de los sublevados.- El Gobierno asegura que casi 1.700 personas han muerto en un día de combates.- La OTAN asegura que el régimen se desmorona

Los rebeldes libios han avanzado hacia Trípoli, han roto las líneas de defensa del régimen de Muamar el Gadafi, han combatido en varios barrios de la ciudad y miles de personas han celebrado su llegada en la Plaza Verde, en el centro de la ciudad, y en muchos barrios. Un portavoz del régimen libio ha indicado que habían muerto 1.667 personas y que los hospitales se encuentran desbordados.

Conquistada la estratégica ciudad de Zauiya, 50 kilómetros al oeste de Trípoli y sede de una de las principales refinerías de Libia, decenas de insurrectos han marchado en sus camionetas hacia el bastión de Gadafi, donde en las últimas horas se registran intensos combates, después de comprobar que una gran base de la brigada de élite que dirige Jamis Gadafi había sido abandonada. El líder libio se ha dirigido dos veces a la nación mediante grabaciones en televisión. Su mensaje: resistirá hasta el final. "Temo que Trípoli va a arder", ha afirmado Gadafi.

Desde Bengasi, capital de los rebeldes, Mustafa Abdel Jalil, presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), ha asegurado esta noche en una entrevista con Al Yazira que había sido capturado Saif al Islam, uno de los hijos de Gadafi. Conforme avanzaba la noche, el mismo canal informaba de que los hijos de Gadafi capturados eran dos -Saif y Saadi- y otro, Mohamed, se había rendido.

Última ofensiva

Los rebeldes están convencidos de que se trata de la última ofensiva para derrocar al dictador, seis meses después del inicio de la revuelta. Musa Ibrahim, portavoz del Gobierno, admitía por la tarde que grupos de rebeldes habían entrado en Trípoli. Las agencias informaban de que los tiroteos habían alcanzado la zona donde está el hotel que alberga a los periodistas extranjeros. "La ciudad está bien defendida por miles de soldados profesionales y voluntarios. Todo está bajo control", aseguraba Ibrahim, quien añadió que miles de hombres y mujeres han recibido armas para combatir a los rebeldes.

La situación no está controlada en Trípoli, aunque tampoco parece que el régimen vaya a rendirse inmediatamente. Vecinos y portavoces de la oposición aseguraban que durante la noche del sábado al domingo hubo fuertes combates en varios barrios de Trípoli -Zuk al Juma, Arada, Fashlum y Tajura-, aunque todo apuntaba a que se debía más a un alzamiento en la ciudad que a la llegada de los rebeldes armados.

En todo caso, Gadafi comienza a estar en una situación desesperada. A pesar de los reveses frecuentes que padecen los insurgentes, su avance se ha mostrado consistente en el oeste de Libia. En el este todavía se combate en la ciudad petrolera de Brega, que el Gobierno se resiste a abandonar porque es un enclave fundamental.

Participación de la OTAN

"El régimen de Gadafi está claramente desmoronándose. Cuanto antes Gadafi comprenda que no puede ganar la batalla contra su propia gente mejor", ha afirmado esta madrugada en un comunicado el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen.

Todos esos avances habrían resultado imposibles sin la participación de la OTAN, cuyos aviones bombardearon ayer un aeropuerto de Trípoli y ayudaron a los rebeldes en su camino hacia las puertas de la ciudad. Los insurrectos dicen que también desde Misrata -200 kilómetros al este de la capital- cientos de milicianos se dirigen por mar hacia Trípoli. A partir de ahora comenzará a comprobarse hasta qué punto Gadafi goza de respaldo entre los dos millones de tripolitanos.

Muchos analistas consideran que el crucial papel que ha jugado la OTAN en las batallas en campo abierto o en zonas despobladas perderá relevancia cuando se trate de combates en una zona urbana, como Trípoli, donde además crecerá el peligro de causar muertes de civiles inocentes.

"Estamos coordinando los ataques dentro de Trípoli y las fuerzas en las afueras de la ciudad están preparadas para entrar", apuntaba Anuar Fekini, uno de los jefes militares rebeldes. "Si llamas a cualquier móvil en Trípoli", agregó, "escucharás el bonito sonido de las balas de la libertad".

Mientras, por la tarde, Gadafi se dirigía a su país por segunda vez, precisando el día y la hora en que hablaba para dejar claro que no era un mensaje grabado tiempo antes. Como otras veces, su versión de los hechos se alejaba de la realidad. "Los rebeldes están huyendo como ratas hacia las montañas", dijo el coronel.

Bengasi, capital de los rebeldes en el este de Libia, ha vivido esta madrugada un ambiente de delirio. Decenas de miles de personas han salido a las calles para celebrar las noticias que llegaban desde Trípoli. Cláxones, disparos de armas automáticas y gritos sobre el final de Gadafi han ensordecido el bastión rebelde.

"Masacre imperialista"

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha denunciado que el imperialismo de Estados Unidos y sus aliados de Europa están perpetrando "una masacre" en Libia con el fin último de hacerse de las riquezas petroleras de esa nación. "Eso es lo que están haciendo en Libia: produciendo una masacre" y excusándose en que lo hacen "para salvar vidas", ha manifestado el mandatario venezolano en un discurso televisado.

Ya en esa ocasión y reiteradamente en otras, el presidente venezolano ha acusado a Estados Unidos y a sus aliados europeos de estar "enloquecidos" por los recursos naturales y de buscar un nuevo sistema de intervención con la excusa de protestas populares.