Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rebeldes libios y las tropas de Gadafi combaten por el control de Trípoli

Los insurgentes penetran en la capital y luchan por su liberación.- El dictador libio asegura en un mensaje televisivo que es todo "una campaña de mentiras"

Los rebeldes libios han conseguido penetrar en Trípoli y combaten contra las tropas de Gadafi por el control de la capital. Los enfrentamientos en el centro de la ciudad son violentos, según ha contado Al Yazira, que ha asegurado que los barrios de las afueras de Trípoli ya han sido "liberados". Paralelamente, la OTAN ha bombardeado el cuartel general de Gadafi en la capital y el aeropuerto de Maitika, ha informado el canal de televisión catarí. La Alianza ha asegurado que el régimen está en vías de entrar en "colapso".

Los insurgentes han subrayado que el final del régimen de Gadafi está "muy cerca". "Tenemos contactos con los íntimos del coronel Gadafi y todo indica que el fin está muy cerca. Este fin podría resultar catastrófico para él y sus seguidores, lo cual significa que él sería capaz de crear una situación de anarquía en Trípoli", ha declarado el presidente del CNT, Mustafá Abdelyalil.

El portavoz de la Alianza del 17 de Febrero, Assil Tajouri, ha señalado que los insurgentes controlan, al menos, el 50% de la capital y ha vaticinado que en las próximas horas podrán mejorar las noticias, "especialmente desde la entrada de los combatientes del oeste a Trípoli". Anoche, dos unidades de fuerzas especiales de rebeldes ya habían conseguido infiltrarse en la capital con el apoyo de la OTAN, según el CNT, y habían tomado el control de diversos puntos de la ciudad. La televisión Al Yazira ha informado de la detención en Maitika del coronel Al Jituni, considerado como uno de los principales cargos militares vinculados a Gadafi, de ocho de sus colaboradores, y de otros 42 soldados.

El portavoz del Gobierno libio, Musa Ibrahim, restó anoche importancia a los hechos al afirmar, poco antes de medianoche, que se trataba de "pequeños enfrentamientos con pequeños grupos, que apenas duraron media hora". Ibrahim sostuvo que las fuerzas del régimen, con el apoyo de "voluntarios", lograron imponerse y que la capital se ha hecho "totalmente segura". "Algunos combatientes extranjeros reclutados por los rebeldes han sido capturados vivos", añadió.

Poco después, el coronel Gadafi volvió a acusar a la OTAN de pretender hacerse con el petróleo de Libia. En un mensaje de audio emitido esta madrugada por la televisión libia, instó a su pueblo a emprender una contraofensiva contra los rebeldes. "Hace falta poner fin a esta mascarada. Ustedes deben marchar por millones para liberar las ciudades destruidas" por los enemigos del régimen, a quienes calificó de "ratas" y "agentes de Occidente". "¡Adelante! ¡Adelante! Ádelante! Han perdido, han gastado todo y su último recurso es su campaña de mentiras", afirmó.

Más tarde, el hijo mayor de Gadafi, Seif el Islam, compareció ante las cámaras de la televisión estatal para plantear nuevamente que se abra un diálogo entre el Gobierno y los rebeldes, aunque descartó que el régimen "agite la bandera blanca de la rendición". "Si ustedes quieren la paz, estamos preparados, pero sepan que no abandonaremos jamás la lucha", declaró en su discurso televisivo a primera hora de la mañana.

Pero el presidente del CNT, Mustafá Abdelyalil, lejos de señalar algún interés en una solución negociada, ha llamado a los insurgentes a prepararse para "la última batalla". Con la expectativa de que la capital de Libia caerá en manos de los rebeldes próximamente, Abdelyalil ha pedido a los combatientes insurgentes que se abstengan de los saqueos en Trípoli y que se comprometan a proteger los bienes públicos y privados, además de las instituciones.

Mientras tanto, el ministro de la Defensa italiano, Ignazio La Russa, ha confirmado hoy que el antiguo número dos del régimen libio Abdelsalem Jalloud está en Italia. "Os puedo confirmar que, efectivamente, el número dos del régimen de Gadafi está en Italia", ha dicho el titular de Defensa en declaraciones recogidas por los medios de comunicación italianos durante su participación en un acto oficial en la localidad siciliana de Catania.