Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército sirio se retira del bastión opositor de Hama

Las fuerzas de El Asad avanzan hacia localidades situadas a pocos kilómetros de la frontera con Turquía

Las tropas del presidente sirio, Bachar el Asad, han levantado hoy el asedio a la ciudad de Hama, tras diez días de sangrienta represión de las revueltas. La información ha sido revelada en primer lugar por una periodista de la agencia AFP, que ha participado en una visita organizada por el Gobierno sirio, en compañía de unos sesenta representantes de medios extranjeros. Después ha sido el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, el que ha confirmado la noticia. "Nuestro embajador (en Siria) nos ha confirmado que los tanques se han retirado de Hama", ha dicho el mandatario durante un encuentro televisado con alcaldes y representantes de su partido en Ankara.

El ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, se reunió ayer en Damasco con el presidente sirio, Bachar el Asad, para exigirle que ponga fin a la violenta represión de las protestas. El mandatario, en cambio, contestó que "no cederá en la persecución de los grupos terroristas".

El Ejército había penetrado en Hama, en el centro del país, el pasado 31 de julio, causando la muerte de al menos 200 personas. Según el Gobierno sirio, el objetivo de la misión era acabar con grupos de terroristas que estaban saqueando la ciudad y matando a civiles. Esta versión choca con la ofrecida por los lugareños, que apuntan a la represión de las protestas en contra del régimen, en el poder desde hace 40 años.

Pero el control de las fuerzas de El Asad sobre los opositores no cesa. Tanques del Ejército sirio han lanzado una ofensiva esta mañana en dos localidades situadas a unos 30 kilómetros de la frontera con Turquía, Sermin y Taftanaz, en el noroeste del país. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha señalado que al menos una mujer ha muerto en el ataque en la provincia de Idlib. Los Comités de Coordinación Local han elevado, sin embargo, la cifra de víctimas mortales a al menos cinco, según la agencia EFE. La misma fuente ha apuntado que los tanques entraron también en la cercana localidad de Binish.

Miles de sirios cruzaron la cercana frontera el pasado junio cuando las tropas de El Asad tomaron Jisr el Shughur, en la misma región de Idlib. Esta provincia, de mayoría suní (como el conjunto de Siria) con varias comunidades alauíes y cristianas, fue escenario en los años 70 de insurrecciones islamistas, protagonizadas por los Hermanos Musulmanes.

EE UU pedirá en los próximos días al presidente sirio, Bachar el Asad, que renuncie a su cargo, según informa la cadena CNN, que cita fuentes gubernamentales. De acuerdo con esta fuente, la petición se realizará tras una reunión entre los responsables estadounidenses y el Consejo de Seguridad de la ONU, que tiene previsto celebrarse hoy para discutir sobre la crisis en Siria.

La represión del régimen de El Asad ya se ha cobrado más de 2.000 vidas desde el comienzo de las revueltas, el pasado mes de marzo.

Nuevas sanciones para Siria

El Departamento del Tesoro estadounidense ha decidido imponer sanciones adicionales al mayor banco estatal de Siria, el Commercial Bank of Syria, bajo la acusación de "sostener las actividades ilegales del régimen de El Asad".

La entidad financiera está acusada, entre otras cosas, de haber contribuido a la proliferación nuclear en Corea del Norte, así como de participar en la construcción de armas. Los activos del banco y de una de sus filiales, la Syrian Lebanese Commercial Bank, serán congelados y ninguna empresa estadounidense podrá negociar con ellos. Washington sancionará también a la principal compañía telefónica del país, Syriatel, controlada por un primo del mandatario ya sancionado por apoyar al régimen, Rami Makhlouf.

EE UU pedirá en los próximos días al presidente sirio que renuncie a su cargo, según informa CNN, que cita fuentes gubernamentales.

Más información