Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fuerzas sirias matan a cuatro opositores tras los rezos del Ramadán

Clinton asegura que Bachar el Asad es el responsable de más de 2.000 muertes

Las fuerzas sirias han asesinado a tiros a cuatro opositores del régimen de Bachar el Asad al terminar los rezos del Ramadán antes de caer la noche. Abdullah Abazeid, miembro del Comité de Coordinación de la Revolución Siria, ha informado de que tres manifestantes que pedían aperturas democráticas al régimen han fallecido y otras 10 han resultado heridas en la ciudad de Nawa, cerca de Deraa (en el sur del país). Una zona en la que las manifestaciones nocturnas se han sucedido desde el inicio del Ramadán. Otra organización ha informado de la muerte de otro opositor en la ciudad de Damasco cuando cuatro autobuses llenos de fuerzas de seguridad han disparado contra una multitud que se manifestaba.

Estas nuevas muertes se producen el mismo día en que el presidente sirio ha legalizado por decreto los partidos políticos y ha promulgado una ley sobre la celebración de elecciones pluralistas. Una medida recibida por sarcasmo por la oposición, que ve como este paso no va acompañado de un cese de la violencia sobre la población civil.

El Asad, responsable

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, quien en más de una ocasión ha asegurado que El Asad ha perdido toda legitimidad tras la represión ejercida sobre la población siria, ha responsabilizado al régimen de la muerte de más de 2.000 ciudadanos del país desde marzo, cuando comenzó la represión de las protestas. "Creemos, que hasta hoy, el Gobierno es responsable de las muertes de más de 2.000 personas de todas las edades", dijo Clinton en una conferencia de prensa tras su encuentro bilateral con el ministro de Exteriores canadiense, John Baird.

La cifra aumenta las estimaciones ofrecidas hasta ahora por las principales organizaciones opositoras sirias, que situaban el número de víctimas mortales en las protestas en alrededor de 1.000 personas.

Las manifestaciones contra el presidente se han hecho más multitudinarias en las últimas semanas, así como también desde que empezó el Ramadán. Y se ha desencadenado el horror. Hoy vuelve a ser un viernes de la ira, el primero desde que empezara el Ramadán. Las nuevas muertes suceden a la matanza ocurrida en Hama durante los últimos días. Un activista en la ciudad informó que ayer murieron "al menos 45 personas", a las que habría que sumar entre 100 y 150 desde el pasado fin de semana, cuando comenzó el asalto a la ciudad rebelde, y ha asegurado que miles de personas intentaban huir. Una situación caótica a la que se suma el hecho de que el régimen haya cortado la electricidad y las líneas de teléfono.