Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía noruega interroga por segunda vez a Breivik

Oslo rinde homenaje a las víctimas a una semana de la matanza

La policía interroga hoy por segunda vez al autor de la masacre de la isla de Utoya y del atentado en el centro de Oslo, Anders Behring Breivik, acerca de los nuevos datos aportados por las investigaciones en curso.

Breivik ya había declarado ante el juez instructor, Kim Heger, el pasado lunes, tres días después del ataque y sin la presencia de medios de comunicación. El asesino confesó ser autor del doble atentado, aunque se negó a declararse culpable.

Breivik había señalado ante el juez la existencia de otras dos células que colaboraron con él, pero la jefa del servicio secreto noruego, Janne Kristiansen, aseguró ayer no tener ninguna pista de que tuviera cómplices.

El objetivo de la fiscalía ahora es que responda por cada una de sus víctimas: los ochos muertos en el atentado con coche bomba más los 68 del campamento de las juventudes del partido laborista de Noruega, la mayoría de entre 14 y 19 años.

Breivik, ultraderechista próximo a fundamentalistas cristianos e islamófobo, no será juzgado hasta el próximo año por la complejidad del caso. De manera provisional -por un periodo prorrogable de ocho semamas- se encuentra detenido en un centro penitenciario de alta seguridad. Dos psiquiatras forenses comenzarán la semana que viene a estudiar el estado mental de Breivik y deberán determinar antes del próximo 1 de noviembre si puede ser declarado penalmente responsable, ha anunciado el fiscal de la policía Pal-Frederik Hjort Kraby.

El abogado del autor confeso de la matanza, Geir Lippenstad ha explicado al diario Aftenposten que el día del doble atentado, Breivik "tenía todavía más planes de diversas dimensiones (...)". No todo fue como el asesino lo había diseñado: "Ese día ocurrieron cosas en las que no puedo entrar. Como consecuencia, todo se desarrolló de forma algo diferente a lo que él había imaginado". El abogado apuntó a bombas en otros dos edificios.

El momento de la detención

Ante la llegada de las fuerzas especiales de la policía noruega a la isla de Utoya, Breivik no opuso resistencia. Los agentes tenían la orden de disparar sobre él, pero, según medios locales, tras comprobar que no tenía explosivos adheridos al cuerpo, decidieron detenerlo. La policía ya había identificado a Breivik al comienzo del tiroteo en Utoya, a través de unas imágenes captadas por las cámaras de vigilancia del barrio gubernamental, informa Aftenposten.

El asesino había aparcado una camioneta con 500 kilos de explosivo en el centro de Oslo y luego, con otro vehículo, se dirigió a la isla, a 40 kilómetros de distancia.

Identificación y entierro de las víctimas

La policía noruega ha anunciado hoy que las 76 víctimas del doble atentado del pasado viernes han sido identificadas y que sus nombres se darán a conocer esta tarde.

"Todas las víctimas han sido identificadas y el número de muertos y desaparecidos se corresponde", ha declarado en una rueda de prensa Johan Fredriksen, uno de los máximos responsables de la policía de Oslo.

El primer entierro de las víctimas de Breivik ha tenido lugar en Oslo. Se trata de Bano Rashid, una joven de 18 años y origen kurdo, militante del partido laborista. Rashid había huido con su familia de la represión en Irak en 1996.

A la misma hora que estalló la bomba del pasado viernes, 14.26 hora peninsular española, se ha realizado Oslo un homenaje a las víctimas de la tragedia junto a la catedral de la capital.