Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El autor de los ataques de Noruega previó hacer el mayor daño posible "y no quedarse corto"

El criminal usó balas prohibidas que causaron "heridas terribles", según un cirujano.- El retraso en la intervención de la policía suscita serias dudas

El cielo se cerró sobre Oslo poco después de sonar las campanas de la catedral y ya no paró de llover en todo el día. Cientos de personas se habían congregado a las puertas del templo desde muy temprano para despedir a las 93 personas asesinadas por el ultraderechista Anders Behring Breivik el pasado viernes. Los asistentes ofrecieron ramos de flores en memoria de las víctimas y cantaron Til Ungdomen (A la juventud), un poema escrito en 1936 por el poeta Nordahl Grieg, comunista, ateo y héroe de la resistencia noruega contra los nazis. Hubo algunos llantos entonces y después, pero, en general, los noruegos vivieron en silencio y con un estoicismo sorprendente el recuerdo de la tragedia y, aunque la gente no dejó de acudir a la catedral, la mayoría siguió adelante, sacó a sus perros a pasear, dio una vuelta con los niños por el parque o acudió a los bares para dar cuenta de una cerveza.

"Es un día triste, el más triste que hemos vivido en Noruega. Espero que no volvamos a vivir nada así nunca más. ¿Qué puede llevar a alguien a hacer algo así?", se preguntaba una joven llamada Lina en un pub cercano a la plaza central.

Esa pregunta ya tiene respuesta porque Breivik, que ayer admitió los hechos ante la policía y confesó haber actuado en solitario, ha contado toda la historia en un documento titulado 2083: Una declaración de independencia europea. En esas 1.500 páginas, Anders Behring Breivik proporciona el móvil, su particular cruzada contra lo que considera una invasión del islam en Europa a través de la inmigración. También da el método: se considera un guerrero de Dios, dice haberse inspirado en el terrorista Unabomber y toda profusión de detalles sobre su plan para acabar con el mayor número de personas posible.

"Una vez que has empezado a golpear, es mejor pasarse que quedarse corto, si no se corre el riesgo de reducir el deseado impacto ideológico del golpe", dice en el texto. El presunto asesino usó las llamadas balas expansivas o dum-dum, un tipo de munición especial, prohibida en las guerras, para causar una gran matanza, informa EFE. Según explicó al diario VG Colin Poole, cirujano jefe del hospital Ringerike, que trató a 16 víctimas, "las heridas internas que tenían eran absolutamente terribles, los fragmentos [de los proyectiles] eran tan pequeños... Nunca había visto algo así".

Sin medios para reaccionar

La actuación de la policía sigue suscitando serias dudas entre la población. Un portavoz policial reconoció que llegaron tarde a la isla de Utoya porque no disponían de un barco con la capacidad necesaria para transportar al personal y al equipo capaces de hacer frente al asesino. Tampoco disponían de helicópteros, según el jefe policial Sveinungn Sponheim, porque la base de los helicópteros se encuentra en el sur del país.

La policía trata ahora de averiguar si Breivik está conectado con algún grupo ultraderechista en el extranjero y si recibió ayuda de algún tipo. Esas investigaciones han dado por ahora pocos resultados. Ayer domingo por la mañana seis personas han sido arrestadas por haber colaborado con el joven noruego de 32 años y liberadas poco después sin cargos. Por ahora, lo único que se sabe es que Breivik, vestido de policía, burló la escasa seguridad que controla las oficinas del Gobierno y colocó un coche bomba que mató a siete personas. Era solo una maniobra de distracción para desarrollar su auténtico plan. Desde allí fue a la isla de Utoya, a una hora en coche del centro de Oslo, y armado de un rifle fue disparando a sangre fría a un grupo de jóvenes del Partido Laborista, que gobierna en Noruega desde 2005.

Críticas a Zapatero

En su manifiesto, Breivik acusa al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, de rendirse a los musulmanes y de haber llegado al poder gracias a Al Qaeda. El presunto asesino critica el acercamiento de España a los países árabes "tras siglos de ocupación y dura lucha para recuperar sus tierras", antecedentes que hacen "aún más difícil de entender" la actual política de inmigración en España, a su juicio.

El presunto autor del doble ataque del viernes acusa también a Zapatero, al que llama "comadreja apaciguada", de haber convertido a las Fuerzas Armadas en "una parodia" al nombrar como ministra a una mujer embarazada, Carme Chacón. Con su designación, opina Brevik, Zapatero "dio a entender a todo el mundo que su país ya no tenía intención de defenderse".

Stoltenberg, en la zona de la explosión

Stoltenberg acudió ayer a la zona de la explosión, donde ha recibido a los reyes de Noruega para mostrarles el paisaje desolador que dejaron las bombas. Al caminar se escuchan los cristales rotos por la onda expansiva y prácticamente no hay edificio que no haya sufrido algún daño. La policía sigue buscando cadáveres en las oficinas del Gobierno. "Los agentes tienen muy difícil el acceso porque está todo muy dañado y se corre el riesgo de que caigan cascotes", ha asegurado el primer ministro ante un grupo de periodistas que pudieron acceder a parte del área de la explosión. "La violencia contra la democracia solo puede ser respondida con más democracia", concluyó Stoltenberg.

No parece que el debate vaya a salirse de ahí en las próximas semanas. Los dos partidos mayoritarios, el Partido Laborista y el Partido del Progreso, han acordado guardar unas semanas de luto. El problema lo tiene sobre todo el Partido del Progreso, cuyos líderes han condenado el atentado pero se han mostrado en muchas ocasiones contrarios a la inmigración de nativos de países no occidentales. Además, el autor de la matanza llegó a formar parte de sus filas.

"Este país no tiene ningún problema con eso", señala Rabindir Sin, un taxista indio llegado a Oslo en 1980, y que salpica sus opiniones de porcentajes. "El 90% no tiene problemas con los inmigrantes o con la gente de otras religiones. Llevo aquí 30 años y nunca me ha pasado nada", dice Rabindir, que confiesa que a veces, "quizá un 1% le pregunta molesto por qué lleva el turbante mientras conduce".

El país tiene elecciones en otoño y quizá los análisis sobre esas cuestiones lleguen más tarde. "Podría haber sido mucho peor", asegura Lina en el bar, "¿te imaginas lo que habría pasado si hubiesen sido islamistas?"