Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rebeldes libios anuncian la muerte de su jefe militar

Abdelfatah Yunes fue el número dos del régimen hasta el inicio de la revuelta

El Consejo Nacional Transitorio (CNT), máxima autoridad rebelde, ha anunciado la muerte del jefe del Estado Mayor de las fuerzas rebeldes, Abdelfatah Yunes, dado por desaparecido desde anoche, a manos de hombres armados. "Anuncio con toda la tristeza la muerte del general", ha contado con gesto compungido en una rueda de prensa el presidente del CNT, Mustafa Abdel Yalil, ante la sorpresa de los presentes.

Abdel Yalil ha explicado que los hechos ocurrieron después de que el general hubiera sido convocado para responder a un interrogatorio "para investigar cuestiones relacionadas con asuntos militares". Según ha dicho a Efe un guardaespaldas del fallecido, Abdalla Baio, Yunes había sido retenido por la brigada 17 de Febrero, dirigida por Fawzi Bu Katef. El cuartel de dicha brigada estaba este jueves completamente vacío, como pudo constatar Efe, y uno de sus soldados aseguró que les habían ordenado evacuar las instalaciones hasta próximo aviso.

Un militar de esta base, que habló bajo condición de anonimato, ha declarado que había sido interrogado porque "estaban bastante seguros de que trabajaba para Gadafi". Sin embargo, algunos de sus hombres insistieron que el interrogatorio había sido para evaluar si Yunes había cometido errores en la ofensiva de Brega al ordenar a sus hombres avanzar en una zona minada, lo que había causado un gran número de bajas.

Baio ha explicado que Yunes se encontraba en el frente de Brega, en el este del país, cuando se lo llevaron unos hombres del CNT. "Fue a la línea del frente (de Brega) para levantar la moral de los soldados, pero desapareció después de que un coche del CNT viniera a por él. No me llevó con él cuando se montó en el coche, y no ha dado ninguna señal hasta ahora", ha dicho Baio a Efe.

Junto con Yunes perecieron dos de sus acompañantes, los oficiales Muhamad Jamis y Naser Marqum. El presidente del CNT, que ha decretado tres días de luto oficial en memoria de los tres infortunados, anunció también que el cabecilla de los agresores ha sido capturado y que ha reconocido su implicación en los hechos, aunque la investigación continúa abierta.

Hasta que estalló la rebelión, Yunes era considerado el número dos de Gadafi. Participó junto a él en el golpe de Estado de 1969 que llevó al coronel al poder y ocupaba el puesto de ministro de Interior. Sin embargo, fue de los primeros en incorporarse a los insurgentes cuando el 15 de febrero estalló la ola de descontento contra él. Desde entonces desempeñaba tareas de responsabilidad en lo más alto del organigrama militar de los rebeldes.

Fuerzas especiales fieles a Yunes se habían concentrado frente a su casa para exigir su liberación, antes de conocerse su muerte a manos de un grupo de hombres armados.