Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siria califica de provocación las declaraciones de Clinton de que El Asad no es indispensable

La secretaria de Estado estadounidense afirma que el presidente sirio ha perdido legitimidad y no es "indispensable".- Francia asegura que no cederá a presiones y pedirá a la ONU que condene los ataques

El Gobierno sirio ha tachado de "provocación" las declaraciones de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, en las que aseguraba que el presidente de ese país, Bachar el Asad, había perdido su legitimidad y no era "indispensable". Las palabras de Clinton llegan después de que ayer, leales al régimen sirio asaltasen la embajada de Estados Unidos en Damasco lanzando piedras, rompiendo ventanas y quitando la bandera estadounidense y colocando en su lugar la enseña de Siria. La advertencia de la secretaria de Estado parece clara: Washington estaría contemplando la idea de un país sin El Asad después de cuatro meses de brutal represión por parte del Gobierno contra los manifestantes que piden democracia inspirados en las revoluciones árabes de Túnez y Egipto. Por su parte, el Gobierno francés, cuya embajada en Damasco también fue atacada ayer, ha asegurado que no cederá a las intimidaciones de los seguidores de El Asad y pedirá al Consejo de Seguridad de la ONU que condene los ataques.

Es esta la primera vez que Washington pone en cuestión la viabilidad de El Asad al frente del régimen. De hecho, Clinton declaró que las autoridades sirias se estarían equivocando si tradujeran las peticiones de EEUU de reformas democráticas en el país como la aprobación de que el presidente siga al frente del poder. "El presidente Assad no es indispensable y nosotros no le hemos otorgado la permanencia en el poder".

La reacción siria no se hizo esperar. "Siria condena enérgicamente las declaraciones americanas, son provocadoras y su objetivo es prolongar la tensión interna", dijo la agencia estatal siria, Sana. "Estas declaraciones son otra prueba de la flagrante intervención de EEUU en los asuntos internos sirios. La legitimidad de los dirigentes sirios no se basa en EEUU u otros, se basa en la voluntad del pueblo sirio", finalizó el comunicado.

La tensión diplomática entre los dos países se incrementó después de que el embajador de EEUU, Robert Ford, visitase el pasado fin de semana la ciudad de Hama, donde Asad está afrontando manifestaciones cada vez más numerosas contra su régimen. Siria dijo que Ford había tratado de incitar a las protestas. El Departamento de Estado negó ese extremo y dijo que Ford visitó Hama -tristemente conocida por una masacre contra la población suní en 1982 a manos del régimen de

Damasco- para mostrar su solidaridad con los residentes que afrontan la represión.

En la Asamblea Nacional francesa, el primer ministro, François Fillon ha dicho que los ataques a la embajada de su país van en contra de las reglas diplomáticas y lamentó que en Siria existan agresiones hacia los ciudadanos que se manifiestan contra el régimen de El Asad. "Francia no se desviará del camino, continuará condenando con firmeza la represión", ha expresado.

Fillon ha señalado que Francia pedirá al Consejo de Seguridad de la ONU que adopte una postura al respecto, aunque ha reconocido que China y Rusia han impedido que el organismo internacional se pronuncie contra la violencia que El Asad ejerce en Siria, ha informado Reuters.

Grupos de derechos humanos aseguran que al menos 1.400 civiles han muerto desde que comenzaron las revueltas en marzo contra el gobierno autocrático de El Asad, lo que supone el mayor riesgo a su liderazgo desde que sucedió a su padre, Hafed El Asad, hace 11 años.