Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis de las escuchas golpea a Cameron

El primer ministro ordena una investigación sobre las escuchas ilegales y otra sobre ética periodística

David Cameronse ha visto obligadoa saltar al ruedo para impedir que la crisis de las escuchas ilegales del tabloide News of the World le acabe afectando políticamente. Sabedor de queesta misma mañana iba a ser arrestado Andy Coulson, su antiguo asesor de comunicaciones, primero en el Partido Conservador y luego en Downing Street, el primer ministro británicoha comparecidoen una larga conferencia de prensa para exponer sus puntos de vista sobre el caso y liderar un movimiento de regeneración de la vida política británica en el sentido más amplio de la expresión.

Cameronha adoptadoun tono de contrición general por un escándalo que a su juicio afecta no solo al diario que durante años ha practicado la técnica de las escuchas ilegales sino a toda la prensa británica, a la clase política y a la policía por la manera en que se relacionan entre sí. El primer ministroha confirmadoque pondrá en marcha dos investigaciones. Una, liderada por un juez, se centrará en las escuchas ilegales y la manera en que la policía ha tratado el caso. La otra, más genérica, reunirá a un panel de expertos independientes y abordará la cuestión más filosófica de las relaciones entre la prensa y la política.

El primer ministroha afirmadoque el escándalo del News of the World "es una llamada de atención" a toda la clase dirigente del país yha aseguradoque "no quedará piedra por remover". Cameronha dadopor muerto el actual sistema de autorregulación de la prensa a través de la llamada Comisión de Quejas de la Prensa. Un organismo gestionado por los propios medios y, que a su juicio, "ha fracasado" y ha estado "totalmente ausente" en el caso de las escuchas. Será sustituido por un organismo regulador independiente. La oposición seha unidoa las críticas por el pasivo papel jugado por la comisión en esta crisis.

Los medios británicos lehan acosadoa preguntas, en particular en torno a Andy Coulson, queha sidopuesto en libertad. El que fuera director del News of the World cuando estalló el escándalo ?y director adjunto cuando en 2002 se practicaron las polémicas escuchas a la niña desaparecida Milly Dowler? dejó el diario cuando uno de sus redactores fue encarcelado en enero de 2007 por las escuchas. Coulson dimitió porque era el director y se sentía responsable último del comportamiento ilegal de su redactor, pero negó que supiera de las escuchas. Pese a las dudas que despertaban sus argumentos, Cameron le contrató primero para el partido y luego para el Gobierno. Pero Coulson se vio obligado a dejar Downing Street en enero pasado, acosado por las constantes revelaciones del diario The Guardian sobre las escuchas del News of the World. También en esta segunda dimisión mantuvo la tesis de que no supo nada de escuchas.

Su posición, y la del primer ministro, han quedado en entredicho después de que ayer por la mañana el periodista tuviera que presentarse en una comisaría del sur de Londres, donde le arrestaron varios oficiales que investigan en dos operaciones paralelas tanto las escuchas ilegales del News of the World como los pagos que este diario ha admitido que hacía a oficiales de la policía a cambio de información. Aunque la figura del arresto no tiene en Reino Unido el mismo significado de presunta culpabilidad que tiene una detención en España, sí convierte a Coulson en sospechoso y permite a la policía inspeccionar su domicilio o su despacho en busca de documentación potencialmente comprometedora.

David Cameron marcó ayer distancias con el emporio de Murdoch. Preguntado sobre si James Murdoch, hijo del patriarca y responsable de sus negocios en Europa, debía ser interrogado después de que la víspera admitiera que la empresa había engañado involuntariamente al Parlamento, el primer ministro declaró: "La policía tiene los recursos y la habilidad necesaria para perseguir las pruebas que tiene. Para interrogar a quien quiera, con independencia de lo alto o lo bajo que esté situado". "La declaración de ayer [de James Murdoch] deja todo tipo de preguntas sin respuesta. La policía ha de tener en cuenta que puede ir allí donde quiera para interrogar a quien quiera", añadió.

También se distanció de la exdirectora de The Sun y del News of the World y consejera delegada de News International, Rebekah Brooks, de la que es amigo personal. Recordando que según algunos medios Brooks ha presentado dos veces su dimisión y que esta no le ha sido aceptada, Cameron dijo que él sí se la hubiera aceptado. Según el diario The Guardian, James Murdoch ha empezado a recortar los poderes de Rebekah Brooks y esta ya no está al frente del restringido comité formado en su día para "limpiar" la casa.