Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro considera un éxito la operación de Chávez, a la vez que una victoria política

En sus 'Reflexiones', publicadas en el diario 'Granma', el líder cubano habla sobre la salud de Chávez y su "pronta recuperación"

Fidel Castro pronosticó el domingo por la noche que habría "sorpresas" para "los enemigos externos e internos de Hugo Chávez". Pero nadie imaginaba que se refería al inminente regreso del presidente venezolano a su país, un golpe de efecto que ha desconcertado casi tanto como el anuncio de que había sido operado de un cáncer. El diario Granma reproduce hoy la última "reflexión" de Castro, en la que explica que la motivación original de la visita del mandatario venezolano a Cuba, iniciada el pasado 8 de junio, no tenía relación con sus problemas de salud.

"A algunos les extrañó la coincidencia de su visita a Cuba con la necesidad de atención médica que se produjo. El presidente venezolano visitó a nuestro país con el mismo objetivo que lo llevó a Brasil y Ecuador", afirma, para relatar después que desde febrero de 1999 Chávez no había "descansado un solo día". "Era difícil, casi imposible, que su salud no sufriera algún quebranto y eso sucedió en los últimos meses", opina.

Según el líder comunista, Chávez "soportaba estoicamente los dolores y molestias que con frecuencia lo afectaban" y para él no resulto "difícil" percatarse "de que su salud no andaba bien". También preocupaba lo mismo a los médicos de su entorno. "Habían transcurrido siete meses desde que realizó su última visita a Cuba. El equipo médico dedicado a la atención de su salud me había rogado que hiciera esa gestión", cuenta Castro, admitiendo que él fue el encargado de convencer a Chávez de que se sometiera a una exhaustiva investigación después de la primera operación debida a un "absceso pélvico".

También le tocó a Castro la tarea de darle la noticia de que tenía un cáncer. "Admito que para mí no fue fácil la tarea de informar al amigo de la nueva situación", recuerda, señalando que pudo "apreciar la dignidad con que recibió la noticia". Castro termina expresando su satisfacción por la efectividad del tratamiento médico: "sin vacilación afirmo que los resultados son impresionantes y no vacilé en afirmar que el paciente ha librado una batalla decisiva que lo conducirá, y con él a Venezuela, a una gran victoria".