Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Claves de la revolución siria

La familia Asad se aferra al poder que ostenta desde hace cuatro décadas. Las protestas están siendo reprimidas con dureza por las fuerzas de seguridad del régimen dejando más de 1.100 muertos y unos 10.000 detenidos. Estas son algunas de las preguntas clave del conflicto.

¿Cuándo y cómo empezó la revuelta en Siria?

Dos meses después del triunfo de la revolución tunecina que culmina el 14 de enero con la huída del país del sátrapa Ben Ali, comienzan los primeros incidentes en Siria, concretamente en Deraa, una ciudad de 75.000 habitantes cercana a la frontera jordana. Varios adolescentes fueron encarcelados por pintar con spray el lema de la revolución popular, "La gente quiere la caída del régimen", en una de las paredes del colegio.

Los residentes protestaron, pidiendo la liberación de los niños y cantando "Dios, Siria, Libertad". Las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes, matando e hiriendo a varios.

Las revueltas en Deraa se extendieron rápidamente a otras ciudades, incluida Homs, la tercera ciudad más grande, Banias, en la costa mediterránea, y Hamas, en el centro del país. Los manifestantes exigen una mayor libertad, fin a la corrupción, y el derrocamiento del presidente Bashar el Asad.

¿Qué papel ha jugado Bashar el Asad y su familia?

La figura de Bashar el Asad suscita numerosas dudas. No está del todo claro si ha llegado a asumir realmente el poder que heredó porque su hermano mayor Basil murió en accidente de coche y porque el hermano menor, Maher, fue descartado por su carácter violento e inestable. Precisamente es este último al que se dirigen todas las miradas por su responsabilidad en la sangrienta represión que el régimen sirio está llevando a cabo desde el inicio de la revuelta. Maher el Asad, al frente de la Cuarta División Acorazada, considerada la fuerza militar más fiel a la familia El Asad, ha atajado la rebelión en Jisr al Shugur, localidad al noroeste del país, en la que por primera vez unidades del Ejército desertaron para luchar contra el régimen.

El presidente no es visto en público desde el 30 de marzo, cuando pronunció un discurso ante la Asamblea, y es el clan familiar el que aparece en la prensa siria para defender al régimen. Una noticia difundida por diarios británicos y no confirmada, según la cual la esposa y los hijos del mandatario habrían huido a Reino Unido, ha contribuido a fomentar la incertidumbre sobre la posición de El Asad.

Los puestos más importantes del régimen son ocupados por otros miembros de la familia. Destaca la figura de Rami Makhlouf, multimillonario primo de Bashar el Asad, quien afirma que las decisiones políticas se toman "de forma conjunta" dentro de la familia y que la familia "está dispuesta a luchar hasta el fin".

¿Qué medidas ha tomado contra el régimen la comunidad internacional?

La brutalidad de la represión del régimen sirio ha suscitado duras condenas en la comunidad internacional. El hermano y número dos del régimen sirio, Maher el Asad, encabeza la relación de 13 personalidades del régimen que la Unión Europea sancionó a principios de mayo por su responsabilidad en la "violencia contra los manifestantes" en el país. Las sanciones les vetan la entrada en territorio comunitario y autorizan la confiscación de los bienes que tengan en Europa.

El pasado 23 de mayo la Unión Europea acordó incluir al presidente sirio, Bashar el Asad, y a otras 10 personalidades de su régimen en la lista negra de sancionados por la sangrienta represión. Los Veintisiete siguen sin ponerse de acuerdo en pedir a Asad que abandone el poder, como ha hecho con el libio Muamar el Gadafi.

Francia y Reino Unido han presentado un borrador de resolución de condena ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Rusia (con poder de veto), Sudáfrica, Brasil e India expresaron dudas sobre la resolución, por temor a que constituyera un primer paso hacia una intervención militar internacional similar a la de Libia.

EE UU, por su parte, también ha impuesto sanciones contra el régimen. El Departamento del Tesoro anunció el 18 de mayo la imposición de sanciones contra el presidente sirio Bashar el Asad y otros seis altos cargos de su Gobierno. Estas medidas consisten en bloquear las cuentas o propiedades en EE UU de las personas incluidas en la lista de sancionados y se prohíbe a ciudadanos estadounidenses realizar transacciones económicas con ellos.

Amnistía Internacional responsabiliza a las fuerzas de seguridad sirias de crímenes contra la humanidad basándose en los testimonios recogidos en Líbano, país fronterizo, y en las llamadas de teléfono recibidas desde Siria, que "pintan un cuadro de abusos sistemáticos destinados a acabar con la disidencia".

¿Cuál ha sido la respuesta del régimen para atajar las revueltas?

El número de hombres, mujeres y niños muertos desde que las protestas comenzaron en marzo supera los 1.100 y el de detenidos puede ser de 10.000 o más, según datos de organizaciones humanitarias. El régimen ha respondido con contundencia, utilizando tanques, artillería y francotiradores siempre que ha sido necesario.

¿Quién está informando de lo sucedido?

El vacío informativo es notable y hasta el momento la única información procedente del país es la que ofrece el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos y las ONG's que trabajan en la zona. La implementación de las redes sociales es otra de las singularidades de las revoluciones árabes, hasta tal punto que muchos medios se han hecho eco de los acontecimientos y las refriegas por medio de imágenes y testimonios tomados a través de YouTube, Twitter y Facebook.