Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro congresista, otro escándalo sexual

Tras asegurar primero que le habían pirateado su cuenta de Twitter, Athony Weiner admite haber mandado fotos suyas subidas de tono

La saga del Wiener Gate ha tenido en la tarde de este lunes en Nueva York su escenificación más dramática y casi patética. La prensa gritando preguntas al congresista demócrata por Nueva York, Anthony Weiner, 46 años, que tras una semana de insistir en que su cuenta de Twitter había sido hackeada y a través de ella habían enviado a una mujer de Seattle una foto suya que mostraba una erección bajo la ropa interior ahora admite, entre sollozos, haber mentido.

"No he dicho la verdad y he hecho cosas que lamento profundamente", ha dicho Weiner."He causado daño a gente a la que quiero", ha confesado entre lágrimas. El político ha admitido haber mantenido contactos inapropiados con seis mujeres antes y después de casarse el año pasado con Huma Abedin, asistente desde hace mucho tiempo de la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

La semana pasada, la web conservadora Big Goverment dirigida por el activista Andrew Breitbart destapó el escándalo de que el congresista había enviado una foto suya subida de tono. Weiner salió al paso rápidamente de tales acusaciones y dijo que alguien le haba invadido su cuenta de Twitter. Todo el relato era muy confuso. Weiner ni negaba ni admitía que la foto de la erección fuera suya, lo que incrementaba el morbo y encendía la polémica. Esta semana, Big Goverment hacía públicas nuevas fotos del político sin camisa, enseñando músculo.

"Todo ha sido una tontería", ha manifestado Weiner, que ha asegurado que no va dimitir. "Voy a trabajar duro para ganarme la confianza de mis votantes. Nada de todo esto debería de afectar a mis deberes oficiales o al juramento que presté al tomar posesión del cargo", ha explicado. "De lo que no cabe duda es de que tuve un pésimo error de juicio".

Preguntado sobre si había mantenido sexo telefónico con alguna de esas seis mujeres a las que se refirió, Weiner ha preferido no contestar para respetar la privacidad de las mujeres. Sin embargo, el político de Nueva York ha asegurado que nunca ha mantenido relaciones sexuales con nadie que no haya sido su esposa desde que se casó en julio de 2010, en una boda que fue oficiada por el expresidente Bill Clinton. Antes de contraer nupcias, Weiner estaba considerado como uno de los solteros más cotizados de la Gran Manzana.