Weiner pide una baja de la Cámara de Representantes de EE UU pero se niega a dimitir

El político, en el ojo del huracán por enviar mensajes de contenido sexual por internet, ingresará en una clínica para buscar tratamiento psiquiátrico

Ni siquiera la petición expresa y directa de la líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de California, ha conseguido que dimita el representante por Nueva York Anthony Weiner, que ha admitido haber enviado fotos y mensajes de contenido sexual a seis mujeres de Norteamérica y haber mentido sobre ello a los medios de comunicación, después de que un bloguero conservador difundiera una de aquellas imágenes.

Este sábado, Weiner anunció a través de un portavoz que pedirá una baja temporal de su escaño e ingresará en una clínica para buscar tratamiento psiquiátrico, sin aclarar en respuesta a qué dolencia. "El congresista Weiner fue esta mañana a buscar tratamiento profesional para centrarse en ser un mejor esposo y una mejor persona", dijo la portavoz, Risa Heller. "Pedirá una corta baja en la Cámara de Representantes para ser examinado y preparar un tratamiento para recuperarse".

Más información
El 'caso Weiner' avergüenza al Partido Demócrata y a los Clinton
Otro congresista, otro escándalo sexual
Obama sugiere al congresista Weiner que debería dimitir

Horas antes, los líderes demócratas de la Cámara le pidieron al unísono que se machara. La propia Pelosi dijo en un comunicado: "El congresista Weiner tiene el amor de su familia, la confianza de sus electores y el reconocimiento de que necesita ayuda. Le apuro a que busque esa ayuda sin la carga de ser un miembro del congreso". Weiner está casado con una asistente de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, Huma Abedin, que está embarazada. Fue el primer congresista judío en casarse con una musulmana.

La presidenta del Comité Nacional Demócrata -un cargo similar al de presidenta del partido- la legisladora por Florida Debbie Wasserman Schultz, fue más directa que Pelosi: "Su comportamiento es indefensible y es impensable que siga mantenido su escaño en el congreso". Ni siquiera esas duras palabras han convencido a Weiner para dimitir. El viernes aseguró que se quedaría en el Congreso porque su mujer así se lo había pedido.

El congresista Anthony Weiner pasea por las calles de Nueva York rodeado de periodistas.
El congresista Anthony Weiner pasea por las calles de Nueva York rodeado de periodistas.DAVID KARP (AP)
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS