Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton dice que Bin Laden tenía apoyos en Pakistán, pero no del Gobierno

La secretaria de Estado norteamericana visita por sorpresa Islamabad en plena crisis entre EE UU y Pakistán tras la polémica que ha desatado la muerte de Bin Laden

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha llegado hoy a Islamabad en una visita sorpresa, enmarcada en el difícil momento que atraviesan las relaciones entre EE UU y Pakistan tras la muerte del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden. La jefa de la diplomacia estadounidense se ha reunido con el presidente Asif Ali Zardari, el general Ashfaq Kayani, al frente del ejército paquistaní, y con Ahmad Shuja Pasha, jefe de los servicios secretos del país (ISI).

Hillary Clinton ha contado que funcionarios paquistaníes admitieron que "alguien, en algún lugar, estuvo prestando apoyo" a Obama Bin Laden durante su estancia en el país. Pero la secretaria de Estado ha matizado afirmando que "no hay prueba" de que alguien al más alto nivel del Gobierno de Pakistán supiera que Bin Laden vivía cerca de Islamabad. Ha hecho hincapié en la necesidad de seguir trabajando en estrecha colaboración con Pakistán. "EE UU y Pakistán han trabajado juntos para matar o capturar a muchos de estos terroristas en suelo paquistaní", ha afirmado. Esta visita a Islamabad, mantenida en secreto por razones de seguridad, se produce cuando los congresistas de EE UU están cuestionando si Pakistán debería estar recibiendo miles de millones de dólares en ayuda militar.

En su visita, Clinton ha estado acompañada por el jefe del Estado Mayor estadounidense, Mike Mullen. El objetivo de este viaje es acercar posturas con el país asiático tras los desencuentros que la muerte del líder de Al Qaeda han suscitado entre ambas partes. Los representantes estadounidenses pedirán además más colaboración de Pakistán en la lucha contra Al Qaeda y los talibanes y dialogarán sobre una posible solución política a la guerra en Afganistán.

Según Clinton, "esta ha sido una visita especialmente importante porque hemos llegado a un punto decisivo" en las relaciones. "Esperamos que el Gobierno de Pakistán adopte los pasos decisivos en los próximos días", ha añadido. Clinton ha explicado que, en su encuentro con el presidente Zardari, este defendió enérgicamente que su Gobierno habría capturado a Bin Laden si hubiera podido. La secretaria de Estado apostó por la colaboración en la lucha contra el terrorismo y puso como un ejemplo que los servicios secretos norteamerianos hayan podido acceder recientemente a la finca de Bin Laden con permiso paquistaní.

Estados Unidos duda de la fiabilidad de Pakistán al considerar improbable que el líder terrorista llevara cinco años viviendo a pocos metros de la principal academia militar del país, en Abboattabad, a 60 kilómetros de la capital, sin que sus servicios de Inteligencia se enteraran. Esta situación ha tensado las relaciones bilaterales, aunque oficialmente las autoridades estadounidenses han reconocido que no existen evidencias de que sus colegas paquistaníes fueran conscientes de la presencia de Bin Laden en su territorio.

En esta línea se manifestó Clinton ayer en la sede parisina de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), donde aseguró que Pakistán ha sido un buen aliado de Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo, por lo que Washington quiere mantener una asociación duradera con Islamabad. No obstante, la jefa de la diplomacia estadounidense añadió que su Gobierno tiene una serie de expectativas "en todos los ámbitos", que espera que las autoridades paquistaníes cumplan, aunque no especificó cuáles.