Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos periodistas franceses cumplen 500 días secuestrados en Afganistán

Las negociaciones entre París y los talibanes para su liberación se frustraron en diciembre

Dos periodistas franceses, Hervé Ghesquière y Stéphane Taponier, cumplen hoy 500 días de secuestro en Afganistán. Fueron raptados, junto a tres acompañantres afganos, por un grupo de talibanes mientras hacían un reportaje para la cadena de televisión para la que trabajan, France 3, el 30 de diciembre de 2009. El secuestro se produjo en la provincia de Kapisa, a 60 kilómetros de Kabul, en una zona bajo control francés. La familia, los amigos y toda la prensa francesa han hecho hoy un llamamiento para que no se olvide su situación y se aceleren las medidas encaminadas a su liberación. Por toda Francia se suceden las manifestaciones de recuerdo.

"Es ya el secuestro más largo de periodistas desde el que se produjo en Líbano en los años 80", ha recordado hoy Richard Coffin, miembro del comité de apoyo a los secuestrados. La última prueba de vida, un vídeo que fue mostrado a los familiares, data de noviembre de 2010. Desde entonces, no se ha sabido nada de los dos periodistas.

"El haber llegado a los 500 días, obligatoriamente, les va a marcar. A nosotros, en este lado, en el mundo libre, nos toca señalarlo, manifestarnos, gritar nuestra desesperación por ellos", asegura el periodista Jean-Louis Normandin, uno de los periodistas que estuvo retenido en Líbano más de tres años.

A finales del año pasado, las negociaciones entabladas entre el Gobierno francés y los secuestradores parecían haber llegado a buen puerto. De hecho, se especuló mucho con que los dos reporteros pasarían las navidades en casa. No fue así. "En el último momento no se pudo", explicaba el pasado día 4 el ministro de Asuntos Exteriores, Alain Juppé. "Se ha vuelto a las conversaciones varias veces, por todos los canales posibles. Pero, conforme a la línea que yo he adoptado, no quiero suscitar nuevas falsas esperanzas, así que no voy a dar ninguna fecha".

El presidente de la República, Nicolas Sarkozy, acusó en un principio a los periodistas de cierta "inconsciencia". Los miembros del comité de apoyo a estos profesionales -y otros muchos miembros de la prensa en Francia- replicaron al jefe del Estado que los dos reporteros se limitaban "a hacer su trabajo".