Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recuperado el primer cadáver del vuelo de Río siniestrado en 2009

El cuerpo, "muy degradado", ha permanecido casi dos años atado con el cinturón de seguridad al asiento en el fondo del océano.- El Airbus de Air France cayó misteriosamente al mar nada más despegar de Brasil con 228 ocupantes a bordo

El cadáver de uno de los 228 pasajeros que viajaba en el Airbus de Air France procedente de Río de Janeiro que se hundió el 1 de junio en el Océano Atlántico ha sido recuperado la madrugada del jueves.

Los técnicos que trabajan desde hace semanas en el lugar en donde reposan, a 3.900 metros de profundidad, los restos del avión, consiguieron sacar a flote uno de los cadáveres después de una intentona fallida. Ahora buscan la manera de sacar otro. El cadáver ha permanecido casi dos años, atado con el cinturón de seguridad al asiento en el fondo del océano, según explicó ayer en un comunicado la Dirección de la Gendarmería francesa. "Se encuentra muy degradado", añade el comunicado.

Algunas muestras del cadáver serán enviadas próximamente a un centro de análisis francés a fin de que pueda ser identificado con pruebas de ADN. La Gendarmería francesa añadió que las condiciones en que se desarrolla esta operación, a esas inusuales profundidades, son únicas y que es la primera vez en la historia en que se llevan a cabo. "Es difícil calibrar la dificultad técnica a la que se trabaja, por lo que hay muchos interrogantes sobre la posibilidad de sacar más cadáveres", añade la Gendarmería francesa.

Gewnola, la novia de uno de los viajeros, acusaba sentimientos agridulces ante la noticia, según explicaba ayer en una cadena de televisión: "Es como revivir de nuevo el luto, como si el dolor volviera de nuevo", manifestó.

La recuperación del primer cadáver se produce días después de que este equipo técnico repescara las dos cajas negras del avión, la que contiene la base de datos técnicos (velocidad, altitud, coordenadas a las que actuaba el piloto automático...) y la que grabó las conversaciones de los pilotos en la cabina de mando. El examen simultáneo y complementario de estas dos cajas negras, que se producirá en algunas semanas en el aeropuerto de Bourget, sede de la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA por sus siglas en francés), cerca de París, darán la clave, en principio, de lo que ocurrió esa madrugada de hace casi dos años y que continúa siendo un enigma.

Pilotos y especialistas en estas cuestiones que han desfilado estos últimos días por los medios de comunicación franceses aseguran que, con las cajas negras, la posibilidad de saber qué es lo que fallo es de un 90%. Según el Gobierno, si las dos cajas negras del Airbus de Air France se encuentran en buen estado, la solución al misterio se revelará a finales de mayo o principios de junio.