La OTAN aumenta su compromiso con los antigadafistas

Se especula que el emisario aliado será un diplomático ya sobre el terreno de uno de los países con representación en Bengasi

En un nuevo gesto revelador de la estrategia a largo plazo para Libia que se plantea la OTAN, la Alianza ha decidido establecer un representante a Bengasi para estrechar las relaciones con el Consejo Nacional de Transición (CNT). La escalada, en principio diplomática, sigue a la demanda de más medios para hacer ataques de precisión a tierra y a la decisión de Francia, Italia y Reino Unido de reforzar con consejeros militares a los antigadafistas.

La medida ha sido adoptada esta mañana por los embajadores aliados con el objetivo de estructurar la relación con el CNT y darle más solidez política, según fuentes de la Alianza. Hasta ahora la relación era superficial y la de mayor calado fue la entrevista del secretario general, Anders Fogh Rasmussen, con uno de los responsables de los rebeldes durante la reunión de hace dos semanas del Grupo de Contacto en Doha.

Más información
Gadafi envía a adolescentes al frente
Italia sumará sus aviones a los bombardeos de la OTAN en Libia
Las tropas de Gadafi reanudan el asedio a Misrata con duros ataques
La OTAN destruye unas oficinas en el cuartel general de Gadafi en Trípoli
Los tres grandes exigen el fin de Gadafi
La OTAN pide más aviones para atacar con precisión las fuerzas de Gadafi
Al menos nueve rebeldes muertos tras un ataque de las tropas de Gadafi a la ciudad de Misrata

Al día siguiente de esa entrevista, Rasmussen declaró en Berlín, donde se habían citado los ministros de Exteriores aliados, que la OTAN "no tienen intención de inmiscuirse en la política libia". Interrogado sobre el posible envío de soldados de tierra al país africano respondió: "No se ha discutido ni está en el mandato de la resolución de Naciones Unidas".

La decisión de hoy de los embajadores -formalmente "fijar los principios generales para establecer un punto de contacto en Bengasi", según fuentes aliadas, que insisten en el carácter informal de todo el ejercicio- está pendiente de detallar aunque se especula que el emisario aliado será un diplomático ya sobre el terreno de uno de los países con representación en Bengasi.

El ministro británico de Defensa, Liam Fox, ha salido al paso de quienes creen ver que el apoyo de algunos Gobiernos aliados dan bilateralmente a los rebeldes trasciende los términos de la resolución 1973. "Somos muy claros al decir que se trata de aconsejar y no de formar" a los antigadafistas, ha declarado el ministro ante la comisión de Defensa de los Comunes. El que Londres les ofrezca blindados y consejeros es porque "son vitales para que [los rebeldes] puedan cumplir su objetivo de proteger a la población". Según Fox, no es el primer paso para armarles: "Ni es el primer paso ni pretende serlo".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS