Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos intenta comprar la paz social

El Gobierno concede fuertes subidas de sueldos a los funcionarios y de las pensiones en un intento de apagar las protestas políticas

El Gobierno marroquí concedió esta madrugada una llamativa subida de sueldos y de prestaciones sociales a los funcionarios en un claro intento de apagar las protestas políticas que empezaron el 20 de febrero en sintonía con las revueltas en otros países árabes.

El primer ministro Abbas el Fassi cerró un acuerdo con los principales sindicatos que prevé un aumento lineal neto,a partir del 1 de mayo, de 600 dirhams (55 euros) del sueldo de los 610.000 funcionarios marroquíes, el 22,7% analfabetos, según la encuesta pública sobre esa lacra de 2007. Para estos que suelen cobrar los estipendios más bajos (2.000 dirhams mensuales) la subida ronda el 30%.

La pensión mínima que perciben los jubilados pasará de 600 dirhams (55 euros) a 1.000 (91 euros). Las empresas se verán, por su parte, obligadas a incrementar el salario mínimo interprofesional (2.000 dirhams) en un 15% -ese porcentaje quintuplica la inflación- de aquí a enero de 2012.

El Fassi se felicitó, al término de la negociación, de la "sincera y firme voluntad de los sindicatos más representativos de defender los intereses de la clase obrera". También se podía haber alegrado de la voluntad del rey Mohamed VI de ayudar a los trabajadores más desfavorecidos.

En un discurso pronunciado el martes en Meknes, con motivo de las jornadas nacionales de la agricultura, el monarca pidió que "se mejore la situación de los pequeños agricultores mediante la revalorización de los sueldos mínimos" que hoy en día se sitúan en 1.500 dirhams (136 euros). Rabat tiene ahora la intención de equiparar, de aquí a 2014, los salarios más bajos en el sector agrícola con los de la industria. Estos últimos alcanzarán, en enero, los 2.300 dirhams (209 euros) mensuales.

El Ejecutivo hace gala de generosidad después de que se hayan producido en decenas de ciudades tres grandes jornadas de reivindicaciones políticas y, en menor medida, sociales desde hace algo más de dos meses. La siguiente gran jornada de protestas ha sido convocada para el 1 de mayo.

Las medidas anunciadas esta madrugada acentuarán el déficit presupuestario de Marruecos ya de por sí elevado porque el Estado evita que el auge del precio del barril de petróleo repercuta sobre el consumidor. Ese mecanismo de compensación costará en 2011 a las arcas marroquíes al menos 32.000 millones de dírhams (2.909 millones de euros).

Aunque sigue siendo moderada, la deuda del Estado marroquí (34.900 millones de euros) tiende a incrementarse rápidamente. Asciende al 49,3% del PIB y su pago absorbe el 16% de los presupuestos generales.