Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fuerzas leales a Gadafi atacan por sorpresa la ciudad de Ajdabiya

El jefe de los rebeldes asegura que un ataque de la OTAN en Brega ha causado cuatro muertos.- La Alianza anuncia que está investigando los hechos

La confusión en la guerra civil de Libia es cada día mayor. Este jueves las dudas acerca de los autores de un ataque en la ciudad de Brega, así como también el número de muertos, ha ido cambiando a lo largo de la jornada. Según han informado los rebeldes y una enfermera del hospital de la ciudad de Brega a la agencia Reuters, al parecer un ataque aéreo de la Alianza Atlántica habría alcanzado una posición controlada por los opositores al régimen de Gadafi en esta ciudad petrolera del este de Trípoli, ataque en el que han muerto al menos cuatro personas, otras 14 han resultado heridas y hay seis desaparecidos, según ha informado el jefe de los rebeldes. Abdel Fattah Younes también ha dicho que el ataque parece ser un caso de "fuego amigo" y que eso no va a causar tensión con la organización, a pesar de que quieren una explicación.

"No estamos cuestionando la intención de la OTAN, porque deberían estar aquí para ayudarnos a nosotros y a los civiles", ha dicho el jefe rebelde. La OTAN ya ha informado que está llevando a cabo una investigación para conocer los detalles de lo que ha ocurrido. "Esto es una guerra, y durante las guerras ocurren errores, y aquellos que sean responsables de los errores deberían admitirlos y solucionarlos", ha añadido.

La información aportada por el jefe de los rebledes desde Bengasi reduce el número de víctimas del que informó esta tarde la cadena de televisión Al Arabiya, según la cual en el ataque de la OTAN habrían muerto al menos 50 rebeldes libios cerca de la ciudad de Brega, al este de Trípoli.

Por su parte, la OTAN ha anunciado a través de un comunicado desde su base de operaciones en Nápoles (Italia) que "está estudiando los detalles específicos de ese supuesto ataque contra una columna de tanques fuera de Brega ". Además, recuerda en la nota que "los combates han sido feroces durante varios días". "La situación no es clara y armas mecanizadas viajan en todas direcciones", ha explicado la OTAN, que ha subrayado que continuará cumpliendo con el mandato de las Naciones Unidas y atacando fuerzas que "potencialmente puedan causar daños a la población civil de Libia". La Alianza asumió el mando hace casi una semana. El pasado sábado, otros 17 miembros de la rebelión que circulaban a bordo de un autobús por la ruta que une Brega a Ajadabiya resultaron muertos en otro ataque de los aviones de la OTAN. Descalabros como este podrían convertirse en baza propagandística para Gadafi.

Por otro lado, BBC Arabe ha informado que al menos 13 rebeldes han muerto tras un bombardeo de la OTAN cerca de Ajdabiya, donde las fuerzas leales a Gadafi han lanzado también un ataque sorpresa. El corresponsal de Al Yazira ha explicado que el ataque comenzó desde el oeste y el sur de la ciudad cuando las fuerzas gadafistas comenzaron a disparar numerosos obuses y misiles Grad sobre la parte occidental de la ciudad.

Algunos periodistas en la zona atribuyeron el bombardeo en Ajdabiya, ciudad controlada por los rebledes, a un error de los aviones de la OTAN, ya que en principio son los únicos que pueden sobrevolar el espacio aéreo libio, según la resolución 1973 de la ONU, que aprobó el establecimiento de una zona de exclusión aérea en el país para los dos bandos en conflicto. Sin embargo, el portavoz militar rebelde, Ahmad Bani, ha insistido hoy en que fueron en realidad aviones gadafistas los que efectuaron los ataques y ha explicado que el bombardeo se produjo cerca de 10 kilómetros de Ajdabiya, ciudad estratégica de la zona oriental que este jueves ha sido objeto de intenso fuego de la artillería del régimen.

Según el portavoz, y pese a la zona de exclusión aérea vigente sobre Libia, las huestes gadafistas han transportado pequeños aviones hasta el aeropuerto de Brega, con los que han bombardeado posiciones rebeldes antes de que los detectase la OTAN. Se trata de aviones C-Marketti SF260 utilizados habitualmente en misiones de entrenamiento, pero que fueron cargados con bombas y lanzados sobre los insurgentes, tras despegar y aterrizar rápidamente para no ser detectados por la alianza, explicó Bani.

Testigos en el hospital de esa ciudad han indicado han caído varias bombas cerca del centro sanitario y que los médicos pidieron a la gente que abandonasen rápidamente el lugar. Ajdabiya es un nudo principal de comunicaciones del este del país, ya que conecta por una carretera con Bengasi y por otra con Tobruk, por lo que su control permitiría de nuevo a los gadafistas intentar aislar el bastión rebelde del exterior.

Los rebeldes critican a la OTAN

Los habitantes de Bengasi se han mostrado preocupados por el avance de las tropas de Gadafi hacia Ajdabiya y no alcanzan a entender los cambios de estrategia en las operaciones aliadas desde que la OTAN tomó el mando, el pasado 31 de marzo. Los rebeldes aseguran que, desde que la Alianza dirige las operaciones, se han reducido considerablemente los ataques aéreos aliados por lo que se ha permitido avanzar nuevamente a los gadafistas hacia la capital rebelde.

Los portavoces políticos de los rebeldes mostraron ayer su indignación también con la OTAN por su forma de tratar el conflicto. "La reacción de la OTAN es muy lenta. Misrata está sometida al exterminio y la OTAN deja que muera la gente", afirmó jefe del Estado Mayor insurrecto, Abdelfatah Yunes. "¿Por qué no cumple las resoluciones de Naciones Unidas?", se cuestionaba ayer el vocero Mustafá Gheriani. "Puedo asegurar que cada hora de cada día estamos vigilando lo que ocurre y asegurándonos de proteger a los civiles", contestó Rusell, diplomático, desde Nápoles, informa Reuters. Los cazas aliados ejecutan centenar y medio de salidas diarias e impiden el sobrevuelo a lo que quede de la aviación libia. Pero los sublevados quieren más. Para empezar, asistencia para luchar en igualdad de condiciones con sus enemigos.

Hace cuatro días, los rebeldes lanzaron una ofensiva para controlar la ciudad portuaria y petrolera de Brega y lograron tomar su parte este y su puerto petrolero, pero 24 horas después tuvieron que replegarse justo hasta los límites de la vecina ciudad de Ajdabiya debido a un fuerte contraataque de las fuerzas de Gadafi. Esta mañana, Yunes había declarado a la cadena Al Yazira que los rebeldes había recibido importantes refuerzos humanos y materiales y que se disponían a librar "una gran batalla" para vencer a las tropas fieles a Gadafi.

No a la propuesta de Erdogan

Un portavoz de los rebeldes libios, el coronel Ahmad Bani, ha rechazado la propuesta planteada por el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, para negociar un alto el fuego con el régimen de Muamar Gadafi. Erdogan ha apuntado que su Gobierno trabaja en una "hoja de ruta" para poner fin a los combates en Libia y que incluiría un cese de los ataques y la retirada de las fuerzas de Gadafi de algunas ciudades.

Representantes turcos han mantenido conversaciones tanto con miembros del régimen libio como con el bando sublevado. "Respetamos la posición del pueblo turco, pero la postura de Erdogan no expresa la de su pueblo", ha asegurado Bani, en declaraciones a la televisión Al Arabiya. Según el portavoz rebelde, el primer ministro turco ha manifestado su "interés personal", ya que los opositores mantienen fija su posición: "No habrá conversaciones antes de que Gadafi y su familia dimitan o se vayan".