Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Los más buscados" por EE UU: El expresidente nicaragüense Arnoldo Alemán

Sentenciado a 20 años por corrupción, el político consiguió el sobreseimiento y ha presentado su candidatura en las elecciones presidenciales de este año

La gobernabilidad de Nicaragua depende, en buena medida, de un delincuente fraudulentamente absuelto, el expresidente Arnoldo Alemán (1997-2002), condenado a 20 años de cárcel, en 2003, por el robo masivo de dinero público, pero sobreseído, en el 2009, porque la Corte Suprema obedeció las instrucciones de la coalición entre Daniel Ortega, actual presidente del país centroamericano, y el propio reo, según la embajada norteamericana en Managua. La serie de cables de la legación sobre "los más buscados", en referencia a la lista del FBI sobre delincuentes en busca y captura, incluye a Ortega y al empresario, culpable del saqueo de las arcas nacionales. Fue perdonado porque la justicia y las principales instituciones responden a Daniel Ortega, jefe del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), y a Arnoldo Alemán, después de que ambos acordaran su reparto mediante el pacto de 1999, denunciado como espurio por la oposición y los organismos internacionales que supervivan el funcionamiento de la democracia. Pese a todo, Alemán, de 65 años, inscribió el pasado día 17 su candidatura a las presidenciales del seis de noviembre de este año por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha). "Su regreso a posiciones de respeto y autoridad sería desastroso para este pobre país", según un despacho de la embajada, enviado a Washington cuando el empresario ya maquinaba su vuelta.

"Mientras Alemán fue presidente, él y su familia robaron aproximadamente cien millones de dólares al pueblo de Nicaragua a través del saqueo del tesoro nacional y de las cuentas de los diferentes ministerios y agencias, controladas por sus corruptos asociados", uno de los principales Byron Jerez, señala un informe de la embajada al Departamento de Estado. "Alemán, su familia, y sus asociados, utilizaron diversos esquemas para robar y blanquear el dinero del gobierno, pero la mayor parte de los fondos fueron blanqueados a través de empresas pantalla en Panamá, Estados Unidos y República Dominicana". La esposa del mandatario, María Fernanda Flores, y alguno de sus hijos, crearon alguna de las empresas concebidas por los cómplices del ex presidente. Transparencia Internacional lo menciona entre los diez gobernantes más corruptos del mundo en los últimos 20 años.

Aunque la relación de delitos enumerada es extensa, el despacho que los recoge dice que "los casos mencionados constituyen solo una pequeña fracción de los muchos esquemas de corrupción orquestados durante su presidencia". Los despilfarros y placeres mundanos costeados por el erario nicaragüense fueron numerosos: todo a expensas de un país que figura entre los tres más pobres de América Latina. Mientras la mayoría de sus compatriotas trataba de recuperarse de la ruina causada por el huracán Mitch, en la primavera del año 1999, la familia gobernante al completo viajó a Suecia, con la excusa de un foro sobre reconstrucción. "De esa manera disfrutaron de unas vacaciones con gastos personales por cerca de dos millones de dólares pagados". El cable sobre Alemán y "los más buscados" se redactó en el año 2006 , poco antes de las presidenciales de ese año. La embajada anticipó entonces lo que se lograría tres años después, y que viene reflejado en despachos posteriores: "Alemán está tratando de negociar con el líder del FSLN, Daniel Ortega, que controla el sistema judicial, para que se eliminen todos los cargos pendientes y se anule su condena".

La embajada resume así la situación en Nicaragua: "la determinación de Alemán de utilizar el dinero robado para retener poder político y evitar ser condenado por sus delitos le llevó a un "pacto" con Daniel Ortega que ha permitido a los dos caudillos dividirse, politizar y corromper casi todas las instituciones de Nicaragua, incluida la Asamblea Nacional, el sistema judicial, el Consejo Supremo Electoral, la oficina del Interventor General y la Fiscalía". El diplomático al cargo de la legación, Paul Trivelli, adivinó una de las razones sandinistas para apoyar la rehabilitación de Alemán: "Ortega entiende que un Alemán fuerte bloqueará cualquier intento de unidad del Partido Liberal (escindido), con lo cual las posibilidades electorales del FSLN son mayores". Un cable posterior, fechado en el 2007, teme por la vuelta del expresidente : "Creemos que Alemán continúa siendo un peligro para la democracia (...) su regreso a posiciones de respeto y autoridad sería desastroso para esta pobre nación". Para desgracia de la democracia, según otros informes, el exgobernante se ha convertido en un acto político clave en los intentos de la oposición para agruparse y poder derrotar a Daniel Ortega en las elecciones generales de noviembre.