Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tropas francesas se despliegan en varios puntos de Abiyán

Buscan resguardar a nacionales franceses de ataques de seguidores del presidente saliente Laurent Gbagbo

Las tropas francesas se han desplegado hoy en distintos puntos de la capital económica de Costa de Martil, Abiyán, para evitar pillajes. Una fuente indicó que los soldados de la misión francesa Licorne -que cuenta con casi mil efectivos- se han desplegado por la Zona Cuatro, en el sur de la ciudad.

Asimismo, fuentes militares occidentales han dicho que otra unidad de soldados galos se ha desplegado en el barrio de Deux Plateaux para salvar a varios compatriotas, así como otros ciudadanos europeos y libaneses que habían sido atacados por marfileños. El Estado Mayor francés ha indicado que no fue necesario abrir el fuego en las intervenciones. París tiene desplegados un millar de militares en apoyo de los 8.000 cascos azules de la misión de las Naciones Unidas, Onuci.

Varios testigos han comentado que el centro de Abiyán ha registrado disparos de armas pesadas y ametralladoras en dos distritos próximos al Palacio presidencial, según informa Reuters. Las fuerzas partidarias del presidente electo Alassane Ouattara ya han llegado a la ciudad y esperan fuertes combates con los militares leales a Laurent Gbagbo, que se opone a entregar el poder, a pesar de haber perdido las elecciones de noviembre pasado.

Según el responsable de la misión de la ONU en el país, Kassi Ludovic, Gbagbo ha sido abandonado por la policía y los gendarmes. A Gbagbo sólo le apoyan ya "las fuerzas especiales", ha dicho hoy Ludovic a la emisora France Info . A la vista de la situación en el país africano, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció hoy que reunirá mañana al primer ministro y a los responsables de Exteriores y Defensa para tratar la situación de Costa de Marfil.

Ya en diciembre pasado, las autoridades francesas pidieron a las familias de nacionales con hijos que estén en Costa de Marfil que salgan del país africano ante la crisis política por la que atraviesa el país, ya al borde de una guerra civil tras el pucherazo electoral.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha pedido en reiteradas ocasiones a Gbagbo que entregue el poder. Pero éste se ha atrincherado en el palacio presidencial y se niega a entregar el mando al considerarse triunfador de los comicios. Francia, antigua metrópoli, al igual que EE UU, la ONU y la Unión Europea reconocen como vencedor a Outtara.

Francia, con unas 600 empresas en Costa de Marfil, tiene importantes intereses económicos en la antigua colonia, considerado el país más pujante de África occidental, aunque bajo su superficie se mantiene la profunda división étnica, religiosa y económica.

Pero en la antigua metrópoli hay voces que creen que Gbagbo sí ganó las elecciones. El exministro galo de Exteriores y expresidente del Tribunal Constitucional, Ronald Dumas, así como el abogado internacional Jacques Vergés, han denunciado graves irregularidades.

"Cuanto más averiguamos, más descubrimos que hubo fraudes en la segunda vuelta electoral. Nos hemos dado cuenta de que en un gran número de colegios electorales de las regiones controladas por Ouattara hubo fraudes y manipulaciones como la aparición de muchos más votos que personas inscritas", sostienen los dos abogados. Incluso Dumas ha ido más allá al condenar la "injerencia" del presidente francés y de la comunidad internacional en las presidenciales marfileñas.