Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy: "La coordinación política de la intervención en Libia seguirá en manos de los aliados"

El presidente francés asegura que la OTAN solo asumirá el mando militar.- Los líderes europeos estudian más sanciones económicas contra el régimen de Gadafi

La coalición de países que interviene en Libia mantendrá la "coordinación política" de las acciones aunque la dirección del operativo militar, hasta ayer en manos de EE UU, "repose a partir de ahora en la maquinaria de la OTAN". Así lo aseguró anoche el presidente francés, Nicolas Sarkozy, poco después de que el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, anunciara la inminente transferencia del mando a la OTAN.

El presidente francés insistió en que no puede dejarse al margen a los países árabes que, como Catar y Emiratos Árabes, han decidido apoyar la acción internacional, por lo que la dirección política no puede quedar solo en manos de la OTAN. No obstante, al anunciar el acuerdo, Rasmussen advertía de que, "aunque por el momento habrá una operación de la coalición y otra de la OTAN", el modelo no es definitivo pues cabe la posibilidad de que la Alianza asumiera mayores funciones. Antes, el ministro turco de Exteriores, Ahmet Davotuglu, había declarado en la televisión turca que "la operación será entregada plenamente a la OTAN". En una misión planamente aliada, Turquía podría vetar misiones, mientras que no podrá influir en operaciones realizadas por la coalición fuera de la estructura aliada.

Sarkozy defendió los ataques de la coalición contra objetivos del régimen de Muamar el Gadafi y recalcó que la comunidad internacional está cumpliendo con el mandato de proteger a la población", tal como ordenó el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. "Si hemos disparado a tanques es porque los tanques disparan contra la población. Si la aviación francesa ha abatido un avión de Gadafi es porque se dirigía a atacar a población inocente", explicó.

Sarkozy aseguró además que la coalición permanecerá en Libia mientras siga existiendo una "amenaza" para los civiles. La operación, según el presidente francés, "ha evitado una masacre" en Bengasi. "Imaginen lo que habría pasado si la coalición no hubiese actuado. Las fuerzas de Gadafi están atacando incluso hospitales", subrayó.

Más sanciones económicas

Respecto a la política de sanciones contra el régimen de Trípoli, Sarkozy llamó a una "movilización mundial" para que ningún país compre petróleo libio con el fin de "asegurar que Gadafi no pague mercenarios" con ese dinero.

En esa línea, los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete, que ayer se reunieron en Bruselas, se comprometieron a adoptar más sanciones contra el régimen de Gadafi para que no reciba dinero procedente de las exportaciones de gas y petróleo, tal como pedía la canciller Angela Merkel, según se recoge en las conclusiones de la cumbre.

Los países de la UE, que harán propuestas en este sentido al Consejo de Seguridad de la ONU, reclamaron además a Gadafi que abandone el poder de inmediato y aseguraron que los ataques selectivos continuarán hasta que se garantice efectivamente la seguridad de los ciudadanos.