Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de marroquíes salen a la calle a pesar de las reformas anunciadas por Mohamed VI

Medio centenar de ciudades participan en la jornada de protesta.- Exigen una nueva constitución, más justicia social y menos corrupción

Miles de marroquíes han vuelto a las calles de varias ciudades hoy para reclamar una nueva constitución, más justicia social y menos corrupción, a pesar del reciente anuncio del rey Mohamed VI de profundas reformas políticas.

Más de medio centenar de ciudades de Marruecos están viviendo una jornada de protesta, convocada por los jóvenes del Movimiento 20 de Febrero. Casablanca es la que ha registrado una mayor afluencia de manifestantes -50.000 según los organizadores y 5.000, según la policía-, mientras que en Rabat, unas 5.000 personas han recorrido la principal arteria de la ciudad, la avenida Mohamed V.

El wali (gobernador) de Rabat, Hassan Amrani, ha comentado a este corresponsal la baja participación en la capital: "El discurso del rey del 9 de marzo ha surtido efecto. La gente ve buena voluntad y se moviliza menos". El 9 de marzo el rey anunció en un discurso no previsto una reforma constitucional que implica un recorte de sus poderes. El monarca se dirigió al pueblo de Marruecos para anunciar una profunda revisión de la Constitución que incluye reforzar la figura del primer ministro como "presidente de un poder ejecutivo efectivo", ampliar las atribuciones del Parlamento y reformar el sistema judicial.

Los eslóganes coreados hoy han sido similares a los de las manifestaciones anteriores: "El pueblo quiere la caída de despotismo". "El pueblo quiere una constitución digna de ese nombre". Se han pronunciado los nombres de los grandes amigos del rey, Fouad Ali el Himma, Mounir Majidi, Elías el Omari, y se les ha dicho a gritos Dégage (Lárgate).

Entre los manifestantes había representantes de partidos de izquierdas sin apenas representación parlamentaria, pero también miembros del Partido Socialista, y por supuesto los islamistas del movimiento Justicia y Espiritualidad. En su telediario del mediodía la televisión pública 2M les ha acusado de estar detrás de todas las manifestaciones, ha recordado que habían sido prohibidos y que eran "extremistas".

Las manifestaciones se han desarrollado sin violencia, incluso en el norte. Más de 5.000 personas (20.000, según la organizadores) se congregaron desde la una y media de la tarde en el barrio de Beni Makkada de Tánger, uno de los más humildes de esta ciudad, como pudo constatar Efe sobre el terreno, mientras que unas 2.000 personas se manifestaron en Tetuán, según testigos.

En Alhucemas, también en el norte, unas 1.300 personas pidieron el "fin de la corrupción" y que se abra una investigación sobre la muerte de cinco jóvenes en esa ciudad en las protestas de hace un mes, indicó Mohamed Zayani, del comité de apoyo al Movimiento 20 de Febrero.

Al igual que en Casablanca, la presencia policial en la capital era apenas perceptible y se concentraba en policías de paisano y furgonetas en las calles adyacentes.