Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en el Pacífico

Un tercer rescate del Banco de Japón reactiva el Nikkei

La entidad inyecta otros 31.000 millones para disipar la incertidumbre generada por la emergencia nuclear .- El índice de Tokio sube un 5,68%

Tras sufrir su peor racha en 24 años por la tragedia del terremoto y el pánico desatado en los mercados por el accidente nuclear, el principal índice bursátil japonés, el Nikkei de Tokio, ha logrado hoy rebotar un 5,68% gracias a una nueva inyección del Banco de Japón. Pese a que una parte de la industria del país sigue paralizada y a que sigue sin calcularse el alcance del accidente en la central de Fukushima, la Bolsa tokiota ha avanzado a 9.093 puntos, con lo que modera el batacazo acumulado desde el viernes del 14% al 9,4%.

El Banco de Japón (BOJ) ha anunciado hoy dos nuevas inyecciones de liquidez por un total de 13,8 billones de yenes (170.000 millones de dólares ó 122.013 millones de euros) para contrarrestar el impacto económico del terremoto. Así, en total, la entidad emisora va a poner a disposición de los bancos 55,6 billones de yenes (687.607 millones de dólares o 491.717 millones de euros). De ellos, hoy ha introducido en el mercado cinco billones de yenes (61.884 millones de dólares o 44.268 millones de euros) y entre mañana y el viernes ofrecerá otros 8,8 billones de yenes adicionales (109.000 millones de dólares o 77.913 millones de euros), según la agencia local Kyodo.

Las Bolsas europeas han sido incapaces de prorrogar las subidas

Las empresas automovilísticas prevén poner en marcha mañana sus fábricas

Tras el repunte de Tokio, los mercados europeos han abierto hoy en verde, aunque con muchas dudas. Entre las principales plazas de referencia del Viejo Continente, el Dax de Fráncfort, el más castigado en las pasadas jornadas por el peso del sector industrial y energético -que han acaparado buena parte de las dudas- así como de las reaseguradoras en este selectivo, ha sido el que más ha mantenido las subidas, pero ha acabado sucumbiendo a las pérdidas tras la apertura en rojo de Wall Street. Al final, se ha dejado un 2%. En el resto, el primero en caer víctima de la volatilidad que ha ido ganando terreno con el paso de las horas ha sido el español Ibex 35, que ha cerrado con un recorte del 2,30%. También París y Milán han registrado descensos destacables con un 2,23% y un 2,4%, mientras Londres ha cedido un 1,7%.

¿Un castigo exagerado?

Los analistas atribuyen la subida de hoy en Tokio a que se extiende la opinión que el duro correctivo del lunes, cuando registró su tercera peor jornada de la historia y acabó con algunos de sus valores -energéticas e industriales- un tercio más baratos que el viernes, fue exagerada, aunque se mantienen a la expectativa de poder evaluar el coste real de lo ocurrido y cuál será el desenlace del accidente nuclear. Según cálculos oficiales citados hoy por Reuters, el coste para Japón de la tragedia asciende ya a 200.000 millones de dólares (144.000 millones en euros al cambio de hoy).

Sobre el impacto en el crecimiento de la catástrofe, un informe publicado hoy por Goldman Sachs calcula que no afectará negativamente al PIB y a las proyecciones de crecimiento para este año siempre y cuando los cortes en el suministro de energía no se prolonguen con la misma intensidad que ahora más allá de finales de abril. Así, prevén que el dato del primer trimestre sufra un recorte de medio punto porcentual pero que este menor crecimiento será recuperado durante el resto del ejercicio, por lo que mantienen su proyección de que la tercer economía japonesa crecerá un 1,2% en 2011.

Los expertos también apuntan a que la subida del Nikkei también ha estado sustentado por el mensaje tranquilizador que lanzó ayer la Reserva Federal sobre la economía internacional, lo que también ha animado las ganancias de primera hora en Europa. En el mercado de divisas, por su parte, el yen ha recuperado su tendencia al alza tras amagar con un descenso durante la madrugada y ha vuelto a marcar su nivel más alto en 16 años al intercambiarse el billete verde a 80,03 yenes. Desde 1995, la moneda nipona no baja de los 79 yenes. El motivo, la repatriación de capitales del Gobierno y los inversores japoneses para apoyar la reconstrucción.

Los fabricantes de coches reabren las fábricas

Dentro del Nikkei han destacado las subidas de las compañías automovilísticas, que han ganado hasta un 9% en el caso de Toyota, un 6% para Nissan o un 3% para Honda. Esta última, junto a Mazda, es la única que esperará a la semana que viene para reabrir sus fábricas. Eso sí, pese al rebote de hoy en Bolsa, sus acciones aun no han recuperado los niveles previos al terremoto. Según ha anunciado el mayor fabricante del mundo, Toyota va a reabrir siete de sus plantas en el centro del país que no han sido dañadas y confía en recuperar pronto las exportaciones de piezas a EE UU, donde la producción se ha resentido por la falta de suministros.

Cada día que Toyota no fabrica coches, según los analistas, tiene un impacto negativo en su volumen de negocio de 80 millones de dólares. Para Honda o Nissan, que aun tienen dos de seis plantas paradas, la pérdida diaria es de unos 20 millones. Mitsubishi, que ha agrupado su producción en las plantas del centro y oeste del país, o Bridgestone; también han vuelto a poner en marcha a sus trabajadores.

La banca no para

No obstante, recuperar los niveles normales de producción llevará aun unas semanas, añaden los expertos, que justifican esta previsión en que los canales de suministro de componentes y los cortes de luz seguirán condicionando el ritmo de fabricación en las factorías.

La banca, según añade Reuters, también está funcionando. Aunque con los impedimentos que suponen los problemas en el suministro de energía, los fallos en las comunicaciones y la carencia de personal, ya que ha habido empleados, sobre todo extranjeros, que han salido del país o han solicitado un cambio de destino.

"Las ventas masivas -en las Bolsa de Tokio- de ayer y el lunes han permitido algunas oportunidades de compra para los inversores a largo plazo, aunque la posibilidad de nuevos episodios de pánico hacen que las perspectivas sigan siendo muy inestables", ha resumido a Reuters Peter Stanhope, de IG Markets.