Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El departamento de Estado dice que el trato del Pentágono a Manning es "ridículo y estúpido"

El soldado permanece en régimen de aislamiento total y durmiendo desnudo en una celda de seis metros cuadrados en la base militar de Quantico

El modo en que el Pentágono trata al soldado Bradley Manning, acusado de colaborar con el enemigo al filtrar documentos clasificados del Ejército y el Departamento de Estado a Wikileaks, es "ridículo, contraproducente y estúpido", según dijo el jueves el portavoz del Departamento de Estado, P. J. Crowley, en una conferencia en el Massachusetts Institute of Technology. Durante los pasados siete meses, Manning ha permanecido en régimen de aislamiento total, en una celda de seis metros cuadrados en un penal de máxima seguridad en la base militar de Quantico, en Virginia. Desde la semana pasada se le obliga a dormir desnudo para desproveerle de medios con los que pudiera atentar contra su propia vida.

"Yo estuve 26 años en la Fuerza Aérea. Lo que le está sucediendo a Manning es ridículo, contraproducente y estúpido y no sé por qué lo está haciendo el Departamento de Defensa. Aun así, Manning se halla en el lugar adecuado", dijo Crowley, según el recuento de diversos alumnos presentes en la sala durante su conferencia. "Hay filtraciones en Washington permanentemente. Es una ciudad donde no se puede mantener un secreto. Pero la magnitud de este asunto es distinta. Fue un fallo colosal por parte del Departamento de Defensa permitir que estos documentos se sacaran de la red".

El Departamento de Estado sufrió el año pasado la mayor filtración de su historia: Wikileaks le entregó a un grupo de medios de comunicación, entre ellos EL PAÍS, 250.000 cables clasificados que dejaban al desnudo a la diplomacia norteamericana. Crowley explicó el jueves que "la diplomacia necesita secretos" para que "existan ciertos avances diplomáticos". Defensa acusa a Manning de haber filtrado esos documentos a la página de revelación de secretos de Julian Assange, junto con miles de informes clasificados de las guerras de Irak y Afganistán.

La división de opiniones entre la diplomacia y el Ejército sobre el trato a Manning ha obligado a reaccionar al propio presidente. Hoy, en una conferencia de prensa, Barack Obama ha dicho: "Respecto al soldado Manning, le he pedido información al Pentágono sobre si los procedimientos que se han tomado para su confinamiento son apropiados y cumplen con nuestras mínimas exigencias. Ellos me han respondido afirmativamente. No puedo dar más detalles sobre qué es lo que preocupa al Departamento de Defensa, pero tiene que ver con la seguridad del soldado Manning".

El régimen de aislamiento al que el Ejército somete a Manning, que se halla a la espera de juicio, obedece a rutinas de control contra el suicidio. Conocidos y colaboradores de Manning han asegurado a EL PAÍS que el soldado no presenta tendencias suicidas, algo con lo que disiente el Ejército. La pena máxima por la acusación de colaboración con el enemigo es de muerte, pero el Pentágono ha anunciado que no pedirá la pena capital en ese caso.