Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis política en Italia

La oposición a Berlusconi clama por su dimisión

Una magistrada ordena procesar al primer ministro por prostitución de menores y abuso de poder el 6 de abril.- El Ejecutivo lleva meses paralizado tratando de frenar los problemas judiciales de Berlusconi

Silvio Berlusconi tiene por delante la cita con la justicia más comprometida de su vida y de su larga y agitada carrera política. Si los recursos de sus abogados o algún remiendo legislativo de emergencia no lo evita, el 6 de abril, a las 9.30 de la mañana, tres mujeres vestidas con togas, quizá la peor pesadilla del primer ministro italiano, le esperan en el Tribunal de Milán para juzgar el caso Ruby, en el que está acusado de prostitución de menores y abuso de poder. La juez Cristina di Censo dictaminó ayer que Berlusconi debe ser procesado de inmediato porque "existen pruebas evidentes de que cometió ambos delitos".

La noticia de la inculpación del gobernante, de 74 años, el que durante más tiempo ha gobernado la II República italiana, agudizó la crisis política que vive el país y tuvo gran eco en el resto del mundo. La decisión coloca a Berlusconi y a su precaria mayoría de Gobierno en situación insostenible. Según Nichi Vendola, gobernador de Apulia, "cae una mancha indeleble sobre el rostro de las instituciones del país, una hipoteca insoportable sobre la vida democrática".

La solución política pasa por la Liga Norte, que ayer guardó silencio

Las hemerotecas no ofrecen precedentes de un primer ministro procesado por delitos tan graves mientras ejerce sus funciones. El Ejecutivo lleva semanas, más bien meses, paralizado y dedicado casi en exclusiva a tratar de frenar los problemas judiciales de Berlusconi, y mientras tanto la imagen del primer ministro, dentro y fuera del país, ha llegado a su punto más bajo. El domingo, casi un millón de mujeres gritaron "basta" a su forma de entender y ejercer el poder y la relación con las mujeres. Como toda respuesta, Berlusconi las insultó. Ayer dejó claro que de momento se niega a dimitir, comprometiendo así la credibilidad de la democracia italiana y, de paso, el perfil de la UE ante el mundo.

Ayer mismo, 105 parlamentarios de distintos partidos italianos pidieron por carta a Berlusconi que impulse ante las sedes europeas la candidatura de Mario Draghi, gobernador del Banco de Italia, a presidir el Banco Central Europeo. No pareció el momento más oportuno.

El delito de abuso de poder o concusión (en el que el culpable extrae una ventaja patrimonial o no patrimonial abusando de su posición) está penado en Italia con entre tres y 12 años de prisión, y el de prostitución de menores con un máximo de tres, por lo que Berlusconi arriesga una condena de hasta 15 años, además de la interdicción definitiva para ocupar cargos públicos.

La juez de Milán asumió plenamente la tesis de los fiscales que han instruido el caso Ruby, llamado así por el apodo de la joven marroquí Karima el Maghour, de 18 años, que según al auto de procesamiento visitó una decena de veces la casa de Berlusconi en Arcore (cerca de Milán) y mantuvo relaciones sexuales con el primer ministro cuando era todavía menor de edad.

El auto, de 30 páginas, es un alegato demoledor. La juez considera que Berlusconi cometió el delito de abuso de poder cuando telefoneó a un funcionario de la Jefatura de Policía de Milán, la noche del 27 al 28 de mayo, y exigió "de forma indebida" que Ruby fuera entregada en custodia a su amiga, la diputada regional Nicole Minetti (investigada por proxenetismo). La juez añade que Berlusconi afirmó "que Ruby era sobrina de Hosni Mubarak, circunstancia obviamente falsa, con el objetivo de tratar de esconder que la joven marroquí había acudido a su casa siendo menor".

El primer ministro, que siempre ha negado los hechos y acusa a los jueces de querer subvertir el voto popular, conoció la noticia cuando se encontraba en Sicilia, donde viajó por la mañana para abordar la crisis de los inmigrantes tunecinos. Berlusconi suspendió la conferencia de prensa, dribló a los periodistas que le esperaban y voló hasta su residencia romana, donde se reunió con el estado mayor del Pueblo de la Libertad (PDL) y con sus abogados, Niccolò Ghedini y Piero Longo.

La defensa tiene 15 días para decidir si solicita un proceso por el procedimiento abreviado, que en caso de condena concedería al acusado un descuento de un tercio de la pena, o se declara culpable y pacta una condena reducida. La defensa puede además presentar alegaciones, entre ellas la que atañe a la cuestión de la competencia de los tribunales. Los letrados de Berlusconi han basado su estrategia en sostener que Milán no es competente para juzgarle, porque tal cometido correspondería al Tribunal de Ministros.

La resolución de la juez De Censo sostiene que la competencia es del tribunal de Milán, porque, al llamar a la policía, Berlusconi "no abusó de su poder sino de la cualidad de sus funciones". El matiz indignó al ministro de Justicia, Angelino Alfano: "Los jueces han puesto en discusión la soberanía y autonomía del Parlamento", dijo. La frase parecía sugerir que Berlusconi elegirá de nuevo el camino del choque institucional para tratar de evitar el proceso. El líder del Partido Democrático (PD), Pierluigi Bersani, exigió la renuncia de Berlusconi y la convocatoria de elecciones. Solo los radicales de Marco Panella parecen no querer esa solución. El veterano líder cree que ir a votar con "esa infame ley electoral solo beneficia al PDL y al PD". La solución está en manos de la Liga Norte, que guardó un enigmático silencio. Si desenchufa el respirador, Berlusconi sería procesado como un ciudadano normal.

La foto del primer ministro en su coche, a su llegada a Roma, valía más que mil palabras. Era un hombre aterrorizado.

La polémica trayectoria de Il Cavaliere

Construcción del imperio. Silvio Berlusconi empieza su actividad empresarial en los años sesenta, en el sector de la construcción. Con la protección del Partido Socialista de Bettino Craxi amplía paulatinamente su imperio, sobre todo en la televisión, editoriales y seguros.

La lucha política. A principios de los años noventa, la investigación 'Manos limpias' elimina de facto a los partidos tradicionales de la escena política, entre ellos el socialista. Craxi huye a Túnez. Berlusconi entra en política y funda Forza Italia.

- 1994. Berlusconi gana en marzo las elecciones generales en coalición con la Liga Norte y el partido de derecha radical Alianza Nacional. En diciembre del mismo año la Liga Norte retira el apoyo a Berlusconi tras la notificación de una investigación por corrupción. Berlusconi dimite como presidente del Gobierno.

- 1996. Il Cavaliere pierde las elecciones generales contra una coalición de centro-izquierda liderada por Romano Prodi.

- 2001. Tras la caída de Prodi en 1998 y una serie de gobiernos inestables, Berlusconi gana las elecciones y vuelve al poder.

- 2006. La coalición de Prodi vuelve a derrotar a Berlusconi en las generales.

- 2008. Tras otra caída prematura de Prodi, Berlusconi logra su tercera victoria electoral.

- 2009. La entonces esposa de Berlusconi denuncia en una carta pública que su marido "frecuenta" a menores.

- 2010. Ruptura entre Berlusconi y Fini, cofundador del Pueblo de la Libertad.

Escándalos de poder y sexo

- Moshe Katsav. Expresidente israelí, de 65 años, fue declarado culpable el pasado 30 de diciembre de doble violación a una empleada y de acoso sexual a otras tres mujeres que trabajaron con él durante los años en que fue ministro de Turismo y jefe de Estado.

- Daniel Ortega. El actual presidente de Nicaragua fue acusado en 1988 de abusar sexualmente de su hijastra cuando él tenía 34 años y la joven había cumplido los 15. El caso llegó hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que desestimó las acusaciones.

- Bill Clinton. El expresidente norteamericano mintió bajo juramento sobre sus relaciones sexuales con la becaria Lewinsky, enturbiando su imagen política.

Más información