Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tercio de los italianos desea que Berlusconi siga gobernando

El 78% cree que las acusaciones del 'caso Ruby' tienen fundamento, y un 42% de los votantes católicos piensa que se trata de hechos privados sin relevancia política

Una encuesta de Renato Mannheimer para Il Corriere della Sera ha revelado hoy datos interesantes sobre el impacto del caso Ruby en la opinión pública italiana. El 44% de los ciudadanos piensa que Silvio Berlusconi ha cometido "probablemente" los hechos de que le acusan los fiscales y considera que debe dimitir. Mientras que otro 34% cree que probablemente es culpable pero piensa que se trata de hechos privados sin influencia política. La suma de los que creen que el primer ministro ha incurrido en los delitos que le atribuye la Fiscalía de Milán se eleva por tanto al 78%, pero aún así un 30% de la población total prefiere que siga gobernando.

Solo una minoría muy pequeña, del 10% y formada sobre todo por ancianos sin estudios, "absuelve" de todos los cargos al primer ministro; entre los electores del Pueblo de la Libertad, esa posición es sostenida por un 31% (muy lejos del 100% de los diputados del PDL que el otro día votaron en el Parlamento la moción que afirmaba que Berlusconi no cometió cohecho al presionar a la policía de Milán porque pensaba que Ruby era efectivamente sobrina de Hosni Mubarak).

Curiosamente, los más jóvenes y los católicos tienden a pensar que los hechos imputados al primer ministro son solo un hecho privado sin influencia política. El 34% del total que se adhiere a esa visión sube hasta el 62% entre los votantes del PDL. Y muchos católicos suscriben esa posición: solo el 15% de ellos piensa que las acusaciones son un invento, pero el 42% las juzga políticamente irrelevantes.

En cuanto a la solución a la crisis política e institucional causada por el escándalo, las opiniones están divididas. En la propia mayoría de centro derecha, el 80% de los votantes del PDL quiere que el Gobierno siga adelante, cifra que baja al 45% entre los electores de la Liga Norte. En el global, un 30% de los ciudadanos pide elecciones anticipadas, un 26% espera que se forme un Gobierno nuevo guiado por una personalidad institucional o por otro dirigente del centro derecha, y el 31% quiere que Berlusconi siga adelante como si nada hubiera sucedido.