Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jiménez dice que deben ser las fuerzas sociales egipcias las que "determinen el cambio"

La ministra de Exteriores afirma en una entrevista en la SER que la comunidad internacional ha de equilibrar el apoyo y la no injerencia

La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, ha insistido hoy en que deben ser las fuerzas políticas y sociales egipcias las que dirijan el proceso de cambio en su país. Jiménez, en una entrevista en la cadena SER, ha indicado que la comunidad internacional debe "recomponer las relaciones" con Egipto. Tras justificar su papel poco activo, ha explicado que "los interlocutores de la oposición, aunque quieren que les apoyemos en ese proceso de apertura y de reformas, también quieren ser ellos mismos protagonistas y artífices de su cambio".

"Tenemos que mantener un cierto equilibrio para que no parezca que pretendemos dirigir lo que debe ser un gran acuerdo nacional. Hay que combinar, por un lado, el acompañamiento a Egipto, no solo de un modo institucional, sino también financiero y por otro lado, dejar que sean las fuerzas sociales egipcias las que determinen y protagonicen las fórmulas del cambio que quieren para su país", ha argumentado la ministra.

En su conversación con Carles Francino, conductor del programa Hoy por hoy, Trinidad Jiménez no aclara la posición de España en cuanto a si Hosni Mubarak, el presidente egipcio contra el que se ha movilizado el pueblo, debe abandonar el poder para facilitar las elecciones libres que demandan los manifestantes. Jiménez deja tibiamente la decisión en manos de los egipcios: "Nosotros hemos dejado abierta la posibilidad de que sean los propios egipcios los que tomen esa decisión y en este momento todo apunta a que las fuerzas políticas y sociales, los actores principales del país, quieren un acuerdo para que Mubarak se retire y se celebren las elecciones ya sin su presencia".

"El movimiento puede abrir un proceso libre y democrático"

La ministra de Exteriores cree que el Ejército "quiere compartir su futuro" con el pueblo. "Los manifestantes piden libertad, reformas y mejoras sociales, demandas que también comparte un sector del Ejército", asegura. Jiménez recuerda que las fuerzas armadas "se la juegan en la manifestación del millón" convocada para hoy. Aunque "es difícil hacer pronósticos, (los militares) no dispararán contra la población", vaticina la titular de Exteriores.

"Creo que podemos ser optimistas, la gente lleva una semana en la calle, han desafiado el toque de queda y se han saltado controles para seguir manifestándose de manera libre, clara y contundente por la libertad de expresión y la democracia, y en este momento sería difícil dar marcha atrás. No contemplo la posibilidad de una reacción violenta de las fuerza policiales o militares. También la comunidad internacional ha manifestado su apoyo a las protestas y ha pedido que se respete a la población, cuyas demandas son legítimas. Todo apunta a que este movimiento se puede consolidar y puede abrir un proceso libre y democrático", ha manifestado esperanzada la ministra.

Trinidad Jiménez tiene previsto viajar la semana próxima a Israel y Cisjordania. La ministra también había estudiado la posibilidad de desplazarse a Egipto y Gaza, aunque lo ha desestimado.