La justicia tunecina dicta una orden de detención internacional contra Ben Ali y su mujer

La inestabilidad continúa en la capital por los enfrentamientos entre detractores y partidarios al actual gobierno

La justicia tunecina ha dictado una orden de detención internacional contra el presidente depuesto del país, Zine el Abidine Ben Ali, y su esposa, Leila Trabelsi, según ha anunciado el ministro de Justicia, Lazar Karui Chebi.

El Gobierno interino de Túnez ha solicitado la participación de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) en la búsqueda y captura del dictador y su consorte, así como de otros miembros de su familia.

Asimismo, el ministro ha explicado en rueda de prensa que el objetivo del Gobierno es procesar al ex presidente y a su entorno familiar por apropiación indebida de bienes públicos y por tráfico de divisas y ha indicado que las autoridades van a juzgar a seis miembros de la guardia presidencial de Ben Ali por incitar a la violencia tras el derrocamiento del ex dictador.

Más información
La familia de la 'primera dama' controla toda la economía de Túnez
El Gobierno de unidad nacional de Túnez se hunde
Reforma o ruptura, el dilema de Túnez
Un grupo de artistas árabes satiriza en un video la huida del derrocado presidente tunecino
"Leila Trabelsi fue la jefa de la orquesta"
Túnez echa a los últimos ministros de Ben Ali para aplacar la ira popular

La inestabilidad continúa en la capital de Túnez, el mismo día en el que el Gobierno tunecino remodela sus ministerios, en un nuevo intento de apaciguar las revueltas contra la presencia en el Ejecutivo de figuras del régimen de Ben Ali. Esta mañana durante un par de horas se han producido enfrentamientos entre manifestantes del sur del país que se oponen a este gobierno de transición y los partidarios de que se mantenga al frente del país el actual Ejecutivo.

Muchos creen que el antíguo régimen está movilizando a gente para provocar el caos en la capital. Ayer en la ciudad de Gafsa, situada en el centro del país en la cuenca minera, fue asaltada la sede del único sindicato de Túnez, la Unión General de los Trabajadores de Túnez. La UGTT acusó a matones del Reagrupamiento Constitucional Democrático (RCD), partido del presidente depuesto, de estar detrás del asalto. También irrumpieron en sedes de este mismo sindicato en las localidades de Monastir, Susa y Beja.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En las cercanías de la oficina del primer ministro, la policía ha lanzado gases lacrimógenos contra manifestantes, informa Afp. Al mismo tiempo, una huelga general convocada en Sfax, la segunda ciudad de Túnez, y su región, ha sido secundada hoy por "miles de trabajadores de todos los sectores", según fuentes sindicales. Para mañana está prevista una huelga general convocada por la UGTT en la localidad de Sidi Bouzid, donde se originó la revuelta.

El gobierno de transición formado tras la caída el 14 de enero del régimen de Ben Ali, tras un mes de revueltas populares, se juega ahora su supervivencia. Antiguos ministros del régimen depuesto ocupan las mayoría de los puestos clave (Defensa, Interior, Justicia, Relaciones Exteriores), aunque algunos estarían dispuestos a dimitir.

Zine el Abidine Ben Ali junto a su mujer, Leila, tras votar en un colegio de Túnez en las elecciones muncipales de mayo de 2010.
Zine el Abidine Ben Ali junto a su mujer, Leila, tras votar en un colegio de Túnez en las elecciones muncipales de mayo de 2010.AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS