Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China muestra al responsable de defensa de EE UU su centro de mando nuclear

Japón y Corea del Sur, siguientes etapas de Robert Gates en su gira por Extremo Oriente

El Secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, ha cerrado hoy su viaje de cuatro días a China con una visita al cuartel general del Segundo Cuerpo de Artillería del Ejército Popular de Liberación, responsable del poderoso dispositivo chino de misiles y armamento atómico. El jefe del Pentágono ha asegurado que durante el recorrido de las instalaciones ha mantenido "conversaciones muy sinceras" y ha hablado con sus responsables sobre estrategia nuclear.

Ha sido el broche de oro de un viaje, que Gates ha calificado de gran éxito, con el que Estados Unidos y China han pretendido mejorar sus relaciones militares, tradicionalmente marcadas por la desconfianza. Según Guan Youfei, funcionario del Ministerio de Defensa chino, citado por la prensa local, la visita al centro de mando se ha producido a petición de Gates, y responde a los esfuerzos en marcha entre los dos países para limar suspicacias y eliminar malentendidos. Tan sólo en una ocasión ha estado anteriormente en estas instalaciones un jefe del Pentágono: Donald Rumsfeld, en 2005.

El general Xu Caihou, vicepresidente de la Comisión Militar Central, efectuó una visita similar al Centro de Mando Estratégico estadounidense, en 2009, como parte de su gira por bases americanas. Gates ha invitado en esta ocasión al también general Jing Zhiyuan, comandante del Segundo Cuerpo de Artillería, a que vea también las instalaciones y este ha aceptado.

Avión indetectable

El viaje del jefe del Pentágono (en vísperas de la visita oficial del presidente chino, Hu Jintao, a Estados Unidos la semana que viene) ha estado marcado por la realización el martes pasado del primer vuelo de prueba conocido del avión de combate chino indetectable a los radares J-20. El ensayo, cuya coincidencia con la estancia de Gates ha sido casual, según Hu Jintao, es una muestra de la creciente confianza de China en sí misma y un claro mensaje de su cada vez mayor poderío tecnológico y militar.

Tras su estancia en Pekín, el secretario de Defensa ha llegado hoy a Japón, y el viernes viajará a Corea del Sur. Ambos países asiáticos son estrechos aliados de Estados Unidos, y en ellos las conversaciones se centrarán en gran parte en las negociaciones para el desmantelamiento del programa de armas atómicas norcoreano, que se encuentran paralizadas.