Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ejércitos de China y EE UU liman suspicacias

El secretario de Defensa de EE UU visita Pekín.- El Gobierno chino suspendió las relaciones militares con Washington por la venta de armamento a Tapei

Hay una rivalidad en alza, pero ambas dicen estar dispuestas a que no suba de tono. Hay una suspicacia mutua notoria, pero ambas aseguran que quieren mejorar la confianza. Las dos mayores potencias del mundo -Estados Unidos y China- intentan tender puentes, en vísperas del viaje que el presidente Hu Jintao realizará la semana que viene a Estados Unidos.

El secretario de Estado de Defensa, Robert Gates, de visita en Pekín, y su homólogo chino, el general Liang Guanglie, han minimizado la rivalidad militar existente entre los dos países y han dicho que tienen que incrementar la cooperación, el diálogo y los intercambios entre sus ejércitos para evitar pasos en falso.

"Compartimos la convicción de que para reducir las posibilidades de problemas de comunicación, malentendidos y errores de cálculo es importante que nuestros lazos de militares a militares sean sólidos, consistentes y no estén sujetos a vientos políticos cambiantes", ha dicho Gates, informa Reuters. Liang -que es ministro de Defensa- ha afirmado que habían coincidido en que "los contactos continuados y fiables de militares a militares ayudarán a reducir los malentendidos y los errores de cálculo".

La utilización de los mismos términos por ambos políticos revela hasta qué punto la falta de confianza marca las relaciones entre los ejércitos de las dos potencias. El secretario de Estado norteamericano señaló que la falta de contactos militares podría magnificar algunos riesgos. La presencia de los barcos de Estados Unidos y las maniobras navales que ha realizado cerca de las aguas chinas han provocado las iras de Pekín en los últimos años, y en 2001 el choque de un avión espía americano con un caza chino provocó un fuerte conflicto diplomático.

Uno de los puntos más sensibles es el apoyo de Washington a Taiwan, isla independiente de facto, que China considera parte de su territorio. Pekín suspendió las relaciones militares con Estados Unidos hace un año por la venta de Washington a Taipei de armamento valorado en 6.400 millones de dólares (unos 4,945 millones de euros). Durante años, los responsables estadounidenses han intentado establecer un diálogo de seguridad permanente con Pekín, que fuera ajeno a disputas políticas, pero los líderes chinos han preferido mantener las relaciones militares como moneda de cambio, y, ante la propuesta de Gates de crear un "diálogo estratégico", focalizado en armas nucleares, misiles y ciberarmamento, se han limitado a decir que la estudiarán. El secretario de Defensa visitará durante su estancia de cuatro días los cuarteles generales del segundo cuerpo de artillería, responsable del arsenal nuclear y de misiles chino.

Ante la preocupación que ha generado el creciente gasto militar chino entre algunos países asiáticos y Estados Unidos, Liang ha afirmado que la modernización del ejército no va dirigida contra nadie, y que sus fuerzas aún están muy lejos en tecnología de las de otros países "avanzados". Liang ha afirmado que el jefe de estado mayor chino, el general Chen Bingde, visitará Estados Unidos en el primer semestre.