Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi: "Los comunistas existen y usan a los jueces cercanos para eliminarme"

El primer ministro italiano empieza el año atacando a la magistratura y a la oposición "que toma caviar y champán"

"Los comunistas existen, vaya que si existen, y me quieren eliminar con la ayuda de los fiscales". Lo ha dicho hoy Silvio Berlusconi, primer ministro italiano, en una entrevista telefónica con un programa de televisión que ha servido como inicio del curso político. Berlusconi ha usado un tono entre festivo y feroz, que parece vaticinar que la hipótesis de las elecciones anticipadas está más cerca de lo que ha admitido en público en los últimos días.

El periodista que le entrevistaba, Alfonso Signorini, es el director de la revista de cotilleo Chi (editada por Mondadori, el grupo editorial de Berlusconi). Signorini ha mostrado en pantalla una fotografía de Massimo D'Alema, líder en la sombra del Partido Democrático, de vacaciones con su mujer en Saint Moritz, y ha preguntado a Berlusconi si los comunistas existen todavía, dado que gente como D'Alema, un ex comunista, pasa sus días de descanso en Saint Moritz y viste ropa de cachemir. Berlusconi ha respondido: "El cachemir no puede cambiar el cerebro y el corazón de la gente. Nuestros post-comunistas fingen haber venido de Marte y dicen que nunca han sido comunistas, pero siguen mistificando la realidad como siempre han hecho, demonizando al adversario, intentando eliminarlo como hacen conmigo, utilizando a los jueces cercanos porque me consideran un obstáculo al que hay que eliminar para llegar al poder".

"Los comunistas italianos han pensado que bastase cambiar el nombre del partido para borrar el pasado", ha añadido. "Han cambiado el nombre varias veces pero el truco no ha funcionado porque son siempre los mismos, tienen los mismos prejuicios y el mismo modo de hacer política. Es verdad que se han aburguesado, ahora llevan trajes firmados, zapatos a medida, comen con caviar y champán, pero son siempre los mismos".

Y a la pregunta del presentador sobre dónde han terminado los comunistas, Berlusconi ha replicado: "Antes iban a las casas del pueblo, ahora frecuentan los salones más chic, pero no han perdido el vicio de calumniar al adversario para eliminarlo como hacen conmigo".

El primer show de Berlusconi en 2011 ha terminado con una broma sobre sus aventuras galantes. El presentador le ha preguntado si alguna vez ha tenido un asunto con una mujer de izquierdas, y Berlusconi ha espetado: "¡Nunca, puedo jurarlo!". "Pero su mujer (Verónica Lario) se ha convertido en un icono de la izquierda", ha insistido Signorini. "Sobre ese tema me abstengo", ha concluido Berlusconi.

El ataque a la oposición y a los jueces revela la inquietud de Berlusconi ante la inminente decisión del Tribunal Constitucional, que el día 11 decidirá sobre la ley del Legítimo Impedimento, que permite al primer ministro no ser juzgado mientras se halle al frente del Gobierno. Las primeras filtraciones indican que el alto Tribunal podría decantarse por una solución salomónica, dejando a los jueces de cada proceso establecer si las tareas de Gobierno de Berlusconi le impiden realmente acudir a los juzgados. Berlusconi tiene en este momento tres procesos pendientes: el caso Mills, el caso Mediaset y el caso Mediatrade.